La diocésis de Chicago revela su penitencia: 8,5 millones de euros por abusos sexuales

Un acuerdo judicial pone fin a 16 demandas que involucran a 10 ex sacerdotes y a un director de una escuela

"Este no es un día de alegría", ha dicho Therese Albrecht ante la decisión de la archidiócesis católica de Chicago de pagar más de 12,6 millones de dólares (8,5 millones de euros) a ella y a otras 15 personas por abusos sexuales practicados por 10 ex sacerdotes y un director de una escuela. Albrecht, de 48 años, aseguró haber sido violada por el cura Joseph Bennet desde los ocho a los 11 años de edad.

El cardenal Francis George ha ofrecido sus disculpas por los abusos y ha manifestado su "esperanza de que esos acuerdos ayuden a los supervivientes y a sus familiares a curar las heridas". El anuncio del pago de compensación se ha dado a conocer después de que el propio cardenal respondiera a preguntas de un abogado sobre la ausencia de medidas contra los curas afectados por las denuncias. George admitió que no actuó cuando la junta de revisiones de la archidiócesis le recomendó expulsar al sacerdote Daniel McCormack dos meses después de su arresto. El año pasado McCormack se declaró culpable de abusar de cinco niños. "Sí. Me lo recomendaron. Ojalá hubiese acatado esa recomendación", dijo el cardenal y explicó que en ese momento creía que no se habían reunido todas las pruebas.

"Me disculpo nuevamente con los supervivientes y sus familias y con toda la comunidad católica. Debemos asegurar que hacemos todo lo que está a nuestro alcance por garantizar la seguridad de los niños bajo nuestro cuidado", ha agregado el cardenal, que se convirtió en el funcionario de más alto rango de la Iglesia en entregar un testimonio legal cuando fue interrogado. Catorce de los casos incluyen abusos sexuales cometidos por 10 sacerdotes y el director de una escuela católica y otros dos están vinculados al sacerdote McCormack. Dos de los 10 sacerdotes del área de Chicago han muerto y otros dos se encuentran en prisión, incluyendo a McCormack, quien abusó de niños en 2006. Fuentes eclesiásticos han señalado que aún están pendientes más de una decena de casos.

Albrecht ha dicho que no denunció los abusos hasta que fue adulta porque temía que la archidiócesis no le creyera. Durante ese tiempo tuvo que someterse a terapia para combatir una tendencia al suicidio. El cura que la violó fue expulsado de la Iglesia Católica en 2006, dos años después de conocerse la denuncia de Albrecht. "Agradezco haber sobrevivido a todo esto. No creí que podría hacerlo".

Una cuenta de 1.340 millones de euros

Los primeros escándalos por abusos sexuales cometidos por curas católicos estallaron en Boston en 1992 y desde entonces la Iglesia Católica de EE UU ha tenido que pagar alrededor de 2.000 millones de dólares (1.300 millones de euros) en demandas presentadas por las víctimas.

La archidiócesis de Chicago, la segunda mayor del país, ha pagado hasta ahora 65 millones de dólares (43 millones de euros) en acuerdos extrajudiciales vinculados a demandas presentadas durante los últimos 30 años. La Iglesia de Chicago ha resuelto más de 100 casos de abuso cometidos sus miembros, la mayoría de los cuales involucra a víctimas infantiles, ha explicado Marc Pearlman, abogado de las víctimas. Algunos de los casos que están en el acuerdo datan de la década de 1960.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...