La crisis provoca un aumento de las incineraciones frente a los entierros

La cremación fue la opción elegida para el 30% de las 385.000 personas fallecidas en el 2008

El número de cremaciones sigue aumentando año tras año en España. Pero este incremento resultó muy significativo en el 2008, al ser de un 15% respecto al año anterior, y alcanzar el 30% de las 385.954 defunciones que se produjeron en dicho ejercicio. Y la razón de este importante aumento es la crisis económica, según los datos aportados por la Asociación Nacional de Servicios Funerarios (Panasef).

«En general, la crisis económica ha incidido en una mayor demanda de este tipo de servicios, dado el menor coste de las cremaciones respecto del enterramiento tradicional en nicho o sepultura», reza el informe, que destaca que el porcentaje de incineraciones crece hasta el 50% en algunas de las grandes ciudades de España, en particular en las andaluzas.

Según los datos provisionales del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en el año 2008 fallecieron en España un total de 385.954 personas, de las cuales 199.513 eran varones, y 196.441, mujeres. Este número de defunciones supone un incremento del 0,39% respecto al 2007, en el que fallecieron 384.442.

Por comunidades autónomas, Andalucía, con un total de 67.001 de fallecimientos, fue la región con mayor número de muertes. Le siguen la Comunidad Valenciana, con 40.744, y la de Madrid, con 39.534. Ese año en Galicia perdieron la vida 29.288 personas, lo que significa una tasa bruta de mortalidad del 10,47%, la segunda más alta de España, solo superada por el 11,75% de Asturias. La media del país fue del 8,47%, mientras que la tasa más reducida se dio en Madrid (6,21%) y Canarias (6,52%).

Velatorios

Como es costumbre en este país, la mayoría de las personas fallecidas fueron veladas por sus familiares y amigos en tanatorios o velatorios. Oficialmente, según la patronal, se desconoce el número de tanatorios y velatorios que existen en España, aunque Panasef calcula que hay más de 1.200 instalaciones de estas características, una cifra muy superior a la media europea.

Ante la próxima festividad de Todos los Santos, el presidente de esta asociación, Juan Vicente Sánchez-Araña, denunció que los principales males que padece el sector son el «intrusismo y la falta de profesionalidad de muchas de las empresas que trabajan en la actividad funeraria». «Por ello, queremos recordar que las empresas asociadas a Panasef operan con un alto nivel de calidad y profesionalidad, condiciones que se exigen para formar parte de esta asociación», puntualizó.

Además, Sánchez-Araña aprovechó la cercanía del 1 de noviembre para reclamar a los ayuntamientos que se acuerden «del mantenimiento y reparación de los cementerios municipales durante todo el año, y no solo en esta fecha tan señalada». Asimismo, instó a las distintas administraciones públicas a que regulen «racionalmente» el tratamiento final de las urnas cinerarias.

Por su parte, el grupo Mémora, que cubre el 12% del mercado funerario español, también ofreció ayer el balance del año, y confirmó que aumentó las incineraciones entre un 20% y un 22%, y los servicios laicos, un 15%.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...