La Corte Suprema del Reino Unido desestima el recurso de una funcionaria despedida por negarse a registrar una unión homosexual

La Corte Suprema del Reino Unido ni siquiera ha tomado en consideración el recurso de Lillian Ladele, la funcionaria despedida por el Ayuntamiento de Islington (al norte de Londres) por negarse a registrar uniones civiles entre personas del mismo sexo apelando a un inexistente derecho a la objeción de conciencia. Ya antes dos tribunales de apelación habían desestimado sendos recursos de Ladele.

La última de las sentencias confirmaba que, en el ejercicio de sus funciones como servidora pública, Ladele no podía negarse a atender a ningún ciudadano en base a su orientación sexual, y que su despido no fue consecuencia de una discriminación por motivos religiosos, como ella alegaba.

La Corte Suprema ni siquiera discutirá el recurso, al considerar que el caso no plantea dilemas que sean de suficiente  interés público como para necesitar una deliberación por su parte. Una decisión que ha causado indignación entre los ultraconservadores. “Los cristianos se sentirán decepcionados por la decisión de la Corte Suprema, que sólo servirá para reforzar la impresión de que se les está empujando fuera de la vida pública”, ha expresado de forma lastimera Mike Judge, portavoz del Christian Institute, que apoya a Ladele.

Los abogados de ésta no descartan llevar el caso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos alegando discriminación por razones religiosas.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...