La conselleira do Mar de la Xunta de Galicia acompaña al alcalde de Porto do Son (Pontevedra) y otras autoridades en la misa y procesión de la Virgen del Carmen

Un sabor agridulce están teniendo este año las fiestas en honor de la virgen del Carmen de Porto do Son. Y es que arrancaron con mal pie. El sábado en la parroquia de San Pedro de Muro la fiesta era de humo y fuego. Ayer, en la procesión marítima, todas las miradas estaban puestas en el mar y en el monte. La virulencia de las llamas se había calmado y los actos se desarrollaron con normalidad. El ruido de los aviones y los helicópteros dio paso al de los motores de los alrededor de treinta barcos que acompañaron a la imagen por el mar.

Ayer era el día grande de las fiestas de Porto do Son. Las bombas de palenque a primera hora anunciaban el inicio de la jornada, acompañadas por las dianas y alboradas de la asociación folklórica Chorimas. Los actos religiosos comenzaron también temprano. A las diez y media salía de la capilla de A Atalaya la imagen de la virgen del Carmen rumbo a la explanada portuaria, donde se celebró una misa.

Delante de la lonja

A continuación la comitiva partió hacia el muelle para embarcar en el Arela, el barco encargado de llevarla en su recorrido por el mar. Antes, la imagen se detuvo delante de la lonja para saludar al mar al tiempo que los porteadores la bailaban.

La comitiva embarcó y los participantes pusieron proa hacia la playa de Arnela para regresar de nuevo hacia el puerto. Al pasar frente a la capilla de A Atalaia, la comitiva se detuvo para arrojar una corona de flores al agua. Fue el momento más emotivo de la jornada. A continuación, tal y como dice la tradición, los barcos dieron tres vueltas alrededor de la corona antes de enfilar hacia el punto de partida.

A la cita acudieron numerosos vecinos y también diversas autoridades. Además del alcalde, Luis Oujo, y diversos concejales, estaban presentes la conselleira do Mar, Rosa Quintana; la directora xeral de Recursos Mariños, Susana Rodríguez, los presidentes de la federaciones gallega y provincial de cofradías, José Antonio Pérez, y Daniel Formoso, respectivamente, y el responsable del pósito local, Emilio Queiruga. Después de más de una hora de travesía, la imagen regresó a su capilla.

El presidente de la comisión de fiestas, Francisco Fernández, estaba muy satisfecho de la respuesta del público y también de los barcos que salieron a acompañar a la santa en una jornada muy especial para los sonenses y sobre todo, para los marineros.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...