La comunidad religiosa llamada «Nueva Jeruzalen»

Jorge Cázares, dirigente de la sección 18 del Sindicato de Maestros y miembro de la CNTE, declaró su exigencia para la reinstalación de una escuela y el reinicio de clases en la comunidad de Nueva Jerusalén, exigiendo se respete el derecho

La comunidad religiosa llamada “Nueva Jeruzalen”, al occidente del estado de Michoacán del municipio de Juricato, en este México del Siglo XXI, en las últimas tres semanas ha sido centro de la noticia por lo aferrado de los dos grupos político-religioso que se han conformado al amparo de una secta tradicionalista religiosa.

1973 marca el año de fundación de una comunidad donde está prohibido jugar futbol, leer diarios, ver televisión o estudiar inclusive en las escuelas porque son consideradas ‘cosas del demonio’.

Sin embargo y pese a los casi 40 años de existencia de esta comunidad los conflictos se acentúan entre sus habitantes.

En los últimos meses se han vivido episodios de lucha y rencor, cuando por ejemplo, el 6 de julio pasado el ala radical del conflicto, incendió las dos únicas escuelas del lugar, provocando con ello que los moderados se indignaran por el hecho.

La decisión de quemar los edificios se la achacan a la Virgen del Rosario, porque aseguran ella les ordenó tal destrucción, porque eran ‘obras del diablo’Pese a la experiencia y para acentuar el poderío de los radicales, el lunes 20 de agosto, mientras en todo el país los escolares regresaron a clases, en Nueva Jerusalén el mismo grupo belicoso de pobladores lo impidió.

Como una medida de apoyo gubernamental a los atacados disidentes religiosos, veinte niños asisten a clases a la escuela de “La Injertada” –comunidad cercana a Nueva Jerusalén- pero también algunos padres de familia se han inconformado porque en las crecidas del río la zona se pone peligrosa.

El asunto para las autoridades michoacanas se está complicando no solo porque los padres de familia que se dicen víctimas de la secta religiosa, no desean que sus hijos vallan a otra comunidad, sino que ahora entra al escenario la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) quienes exigen una educación laica para esta comunidad.

Jorge Cázares, dirigente de la sección 18 del Sindicato de Maestros y miembro de la CNTE, declaró su exigencia para la reinstalación de una escuela y el reinicio de clases en la comunidad de Nueva Jerusalén, exigiendo se respete el derecho de niños y jóvenes de recibir una educación laica y gratuita.

Por su parte los maestros adscritos a las escuelas incineradas, declaran que no se oponen a trabajar en la comunidad, pero si exigen el mínimo de seguridad para su persona, sus bienes y para sus alumnos.

Los datos registrados aseguran que la escuela Nueva Jerusalén se fundó apenas en el 2008 y fue por gestiones directas de la parte disidente a los tradicionalistas radicales quienes finalmente la destruyeron el pasado 7 de julio, iniciando con ello un pleito del que las autoridades parece no hacer caso.

CNN registra una declaración de Jorge Cázares, dirigente de la CNTE en Michoacán “Es un problema fuerte, hemos venido sufriendo agresiones, los alumnos, los padres de familia en todo este tiempo que estuvo de pie la escuela… les pedimos a las autoridades… se han querido lavar las manos, desde la Federación, porque dicen que es un asunto local… ésta es una agresión a la Patria, el derribo de un edificio público reconocido ante la Secretaría de Educación Pública y para ellos es algo tan sencillo deslindarse como lo han venido haciendo”.

El gobernador Fausto Vallejo ya había señalado el uso de la fuerza pública para arreglar el conflicto, pero tal parece que solo quiso amedrentarlos porque el miércoles pasado se desdijo de esta advertencia.

Mientras, la CNTE exige la intervención inmediata “…para que este problema pueda resolverse en los mejores términos y que los alumnos puedan regresar a ejercer el derecho a la educación pública y gratuita”, apuntó.

Cierro mi comentario para señalar que en México los asuntos religiosos en zonas indígenas siguen dando de qué hablar y Chiapas, Oaxaca y Michoacán han sido por excelencia pueblos con conflictos de esta naturaleza y pese a su riqueza natural, son regiones destacadas por su margen de pobreza extrema y su bojo nivel de escolaridad.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...