La cofradía pide movilizaciones para que la Virgen del Lluch no deje de ser alcaldesa de Alzira

El presidente aprovecha el acto que cerraba las fiestas para convocar a los fieles al pleno que hoy debate una moción de EU sobre la aconfesionalidad

El presidente de la Real Cofradía de Nuestra Señora del Lluch, Eduardo Part, aprovechó el domingo su discurso de despedida al concluir las fiestas con la subida de la Virgen al santuario para convocar a las personas reunidas en la ermita a un acto que no figuraba en el programa: el pleno que esta tarde celebra la corporación.

La inclusión en el orden del día de una moción presentada por Esquerra Unida en la que se reclama que la corporación municipal cumpla con el principio constitucional de aconfesionalidad de las instituciones públicas y se abstenga de participar en actos de carácter religioso -aboga porque los concejales que así lo deseen lo hagan a título individual y sin ningún signo externo ni protocolario de representación pública- o que se retire la distinción de la ciudad a elementos religiosos, ha soliviantado a miembros de la cofradía que no están dispuestos a que la Mare de Déu del Lluch pierda el título de Alcalde Honorario Superior Perpetua concedido en el año 1948 y que fue ratificado en 2008 con un acuerdo unánime de la corporación.

Aunque previsiblemente el apoyo que esta tarde recibirá la moción de EU en el pleno será escaso y, con toda seguridad, será rechazada -incluso es improbable que reciba el apoyo de PSOE y Compromís, que abogan por regular la concesión de distinciones a través de un reglamento y que hace apenas tres años apoyaron la ratificación de la patrona como alcaldesa honoraria-, el presidente de la Real Cofradía de Nuestra Señora del Lluch considera que hay que hacer acto de presencia para expresar la disconformidad con la iniciativa de EU. "Si nos quedamos en casa parece que no nos importa y esas cosas nos tienen que importar", señaló Eduardo Part, que ha solicitado intervenir en el pleno. Part considera que este partido minoritario busca "publicidad" con una propuesta que resulta "hiriente" para muchos alcireños.
La moción que el portavoz de EU, Ivan Martínez, presentó el pasado 18 de agosto y que hoy se someterá a debate, argumenta que "la participación como tal de la corporación municipal en actos convocados por la Iglesia católica como procesiones, misas,É, deviene una vulneración e incumplimiento flagrante de la Constitución y de los principios de nuestro ordenamiento jurídico" que promulgan la aconfesionalidad del Estado y advierte de que la participación de concejales provistos de símbolos del ayuntamiento "crea confusión sobre el carácter democrático, representativo y aconfesional de nuestra institución". Por ello, solicita que la corporación deje de participar en actos religiosos, que los símbolos religiosos se retiren de las ceremonias de toma de posesión de cargos públicos o que se retire la distinción de la ciudad a elementos religiosos.

El pleno ratificó en 2008 por unanimidad un acuerdo de 1948
El Ayuntamiento de Alzira, a propuesta de la Real Cofradía de Nuestra Señora del Lluch, ratificó en 2008 por unanimidad el acuerdo municipal adoptado sesenta años antes (2 de junio de 1948) por el que la corporación otorgó a la patrona el título de Alcalde Honorario Superior Perpetuo de la ciudad. La corporación apeló al "respeto a la historia y a las tradiciones" para justificar este acuerdo en el 60 aniversario de la decisión inicial.

La moción de EU que reivindica la aconfesionalidad de las instituciones públicas y que los concejales no participen como representantes de la corporación en actos religiosos junto a otra propuesta que solicita la retirada de símbolos franquistas, principalmente nombres de calles, que persisten en la ciudad, se perfilan como algunos de los aspectos que más debate suscitarán en el pleno que la corporación celebra esta tarde

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...