Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

La asociación Diversas pide el cese inmediato del obispo de Tenerife tras sus palabras sobre la homosexualidad

La Asociación LGBTI* Diversas ha reaccionado con dureza ante las declaraciones homófobas del Obispo de Tenerife, Bernardo Álvarez, tachándolas de “casposas y mezquinas”.

El responsable de la diócesis tinerfeña señaló en Televisión Canaria que las personas homosexuales, que actúan consciente y libremente, cometen “un pecado mortal”, además de compararlo con el alcoholismo y la delincuencia.

Desde la entidad recuerdan a la sociedad que no es la primera vez que el obispo tinerfeño desata la polémica por sus “vergonzosas declaraciones”, pues ya en el año 2007 justificó los abusos sexuales a personas menores, indicando que “hay niños que provocan”, además de señalar que “la homosexualidad perjudica a las personas y a la sociedad”.

El Presidente de Diversas, Sergio Siverio, ha destacado que “el Obispo de Tenerife es el reflejo de lo más rancio y miserable que sigue existiendo en la iglesia católica, con una enorme demostración de odio hacia las personas lesbianas, gais, trans o bisexuales como la que hemos tenido que aguantar por enésima vez en el colectivo”.

Además, Siverio señala que “declaraciones como las realizadas por Bernardo Álvarez promueven un sentimiento de culpa que ninguna persona del colectivo LGBTI* merece tener, por ser libre y consciente de su orientación sexual o identidad de género”.

En este sentido, indica que “hay muchísimas personas del colectivo que son creyentes y no son ni pecadoras, ni delincuentes, son libres de ser quienes son en un Estado democrático avanzado”.

Desde Diversas exigen su cese inmediato a las autoridades eclesiásticas, porque, según indican, “su reincidencia homófoba, no es que sea un pecado, sino una muestra de odio lamentable que vulnera los Derechos Humanos”.

A juicio de Siverio “estas declaraciones se oponen frontalmente al reconocimiento lento y tardío de la iglesia a la diversidad, por lo que no deben permitir que les siga representando un obispo ultra y homófobo como Bernardo Álvarez”.

Total
28
Shares
Artículos relacionados
Total
28
Share