Juárez consolidó las bases de la República

“Juárez optó por un estado laico, uno en el que se reconociera por ley el derecho natural de creer o no creer y de elegir la creencia, separó la iglesia del estado sin fanatismo ni dogmas, no fue un impositor de la religión, lo fue sin duda de los abusos, a los que condenó por el perjuicio que ocasionaban a los pobres, a los más débiles.”, apuntó.

Durante la celebración del CCIII Aniversario del natalicio de Benito Juárez García, Teodoro Barajas Rodríguez, maestro de la respetable Gran Logia Lautariana de México y orador oficial, recordó que Juárez fortaleció las bases de la República: soberanía nacional, laica y solida; por lo que su ejemplo será inconmensurable y eterno y permanecerá guardado como herencia suprema del pueblo mexicano.

En el acto celebrado en la Plaza Benito Juárez, el cual fue presidido por el gobernador del estado, Leonel Godoy Rangel y el presidente municipal de Morelia, Fausto Vallejo Figueroa, Barajas Rodríguez señaló que hablar de Benito Juárez es invocar una parte de la historia que reclama justicia, que exige vigorizar al estado de Derecho y que muestra el perfil de los hombres ilustres, que han aportado su esfuerzo y patriotismo en aras de dar vida a un México, donde el primero de los imperativos debe ser la justicia.

Mencionó que de esa estirpe fue Benito Juárez García. Figura central de una de las etapas más significativas de la historia nacional. El llamado “Benemérito de las Américas” construyó paso a paso las condiciones necesarias para que el país tuviera un perfil propio, basado en la soberanía de nacional.

Comentó que Benito Juárez es, a la distancia, una de las figuras más relevantes de la historia de México. Talentoso para saber leer los signos de su tiempo, los de un país convulsionado con enemigos adentro y afuera, condiciones complejas que provocaron una lucha incesante por arraigar el imperio de la ley.

“Juárez optó por un estado laico, uno en el que se reconociera por ley el derecho natural de creer o no creer y de elegir la creencia, separó la iglesia del estado sin fanatismo ni dogmas, no fue un impositor de la religión, lo fue sin duda de los abusos, a los que condenó por el perjuicio que ocasionaban a los pobres, a los más débiles.”, apuntó.

Barajas Rodríguez manifestó que un estado laico no debe ser antirreligioso, ni llegar a la contradicción de combatir un fanatismo abusivo con otro de nuevo cuño, sería una monumental contradicción, una incongruencia que echaría por tierra el apotegma por excelencia que Juárez legó “El Respeto al derecho ajeno es la paz”.

Indicó que hoy como en aquel entonces, el país requiere de consensos, de grandes acuerdos que perfilen gobernabilidad y que coadyuven a generar certidumbre, desarrollo y bienestar social.

Dijo que México necesita nuevos líderes que surjan y se sostengan en la legalidad, que sepan enfrentar los grandes desafíos, sin dubitaciones, que persigan el interés superior de la nación por encima de cualquier otro particular, personal o partidista, un líder cuya fuerza provenga de la ley, de la legalidad y de la justicia.

Antes de concluir el acto autoridades estatales, municipales, militares y educativas, realizaron una guardia de honor y colocaron una ofrenda floral en el monumento a Juárez.

Durante el acto estuvieron Fernando Arreola Vega, presidente del Supremo Tribunal de Justicia; Enrique Bautista Villegas, presidente de la mesa directiva del Congreso del Estado; Fidel Calderón Torreblanca, secretario de Gobierno; Silvia Figueroa Zamudio, rectora de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidlago, Aída Sagrero Hernández, titular dela Secretaría de Educación, así como funcionarios estatales, municipales y público en general.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...