Instituciones evangélicas reclamaron retirar guía de educación sexual en Uruguay

Unas 50 instituciones evangélicas enviaron un petitorio a la ANEP solicitando que «se desista del uso en los centros educativos» de la guía de educación sexual redactada por la organización Gurises Unidos y el Fondo de Población de las Naciones Unidas, presentada semanas atrás por las autoridades de la educación.

Las instituciones, nucleadas en el Consejo de Representatividad Evangélica del Uruguay, aseguran que representan a «más de 1000 congregaciones activas en el país» y 120 mil personas en todos los departamentos.

En su carta, las organizaciones consideran que la guía está «circunscripta en el marco axiológico de la perspectiva – ideología de género» y que por lo tanto «es una amenaza» a la laicidad porque «la educación sexual en el aula de la escuela debe ser libre de ideologías y cualquier otra perspectiva subjetiva u orientación particular».

Para las instituciones evangélicas, la educación sexual «debe estar fundamentada en el rigor científico en el aula» y «toda subjetividad proveniente de usos y costumbres, tradiciones y credos, ha de circunscribirse al ámbito de la familia en el ejercicio pleno de la Patria Potestad de los progenitores o tutores responsables».

El petitorio presentado ante la ANEP sostiene que la guía constituye una «amenaza al modelo de familia heterosexual», dado que «se percibe claramente un compromiso, una intencionalidad, y una planificación organizada, expresada en actividades didácticas, con el determinado propósito de cuestionar y «desconstruir» (léase destruir) sutilmente y en la mente de los más frágiles y vulnerables, el modelo familiar heterosexual imperante en nuestra  sociedad, el cual viene finalmente a ser discriminado».

Además de desistir del uso, las instituciones exigen a las autoridades que «sean retirados de circulación los ejemplares impresos y en formato digital».

Asimismo, reclaman que «se realice una nueva propuesta educativa de sexualidad que contemple los elementos expresados anteriormente, que esta sea objetiva, basada en el rigor científico, que integre realmente a la comunidad de padres, profesionales y educadores que reflejen la pluralidad de ideas y cosmovisiones del estrato social de nuestra nación».

«Nos negamos a ser desestimados, marginados o discriminados como colectivo social y ofrecemos desinteresadamente el apoyo para la discusión y elaboración de contenidos, a profesionales capacitados que se desarrollan y desempeñan en áreas de educación y formación docente, salud, psicología, derecho, comunicacional, gráfica, social,  psicopedagógicas, y otras, siendo parte de nuestro colectivo, a los efectos pertinentes», agregan las instituciones.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...