Impiden a una enfermera inglesa cuidar pacientes por llevar un colgante con una cruz

Una sociedad médica privada de Gran Bretaña ha privado a Shirley Chaplin, enfermera de Exeter, de estar en su puesto de atención directa a los pacientes al negarse a trabajar sin llevar un colgante con una cruz.

Aunque en el hospital donde trabaja aseguran que la causa es el collar y que podría llevar la cruz en forma de pin, lo cierto es que buena parte del personal médico llevan sus propios colgantes sin que nadie les haya requerido quitárselos. Los responsables de la sociedad médica aseguran que buscaron una solución pero consideran que llevar una cruz no es un requerimiento de la fe cristiana.

Ante la denuncia por parte de la enfermera de que sus compañeros de trabajo llevan todo tipo de colgantes, la dirección de la institución sanitaria se ha limitado a reconocer que han tenido «lapsus en la exigencia a sus 6000 trabajadores de ir vestidos de uniforme según las normas marcadas».

Shirley Chaplin asegura que ha llevado ese mismo colgante durante 30 años sin recibir ninguna queja de los pacientes y explica que nunca renunciará a llevar esa señal visible de la fe cristiana que profesa. Además, propuso que se hiciera sobre el colgante un test de resistencia a la rotura, que fue rechazado por la dirección de la sociedad médica en la que trabaja.

Chaplin ha solicitado la asistencia legal del Christian Legal Centre de gran Bretaña. Su director y fundador, Andrea Minichiello Williams, asegura que los pacientes están «asombrados» de lo que está ocurriendo. «Desgraciadamente, existe una agenda agresiva, secularista y políticamente correcta tanto en el servicio nacional de salud como en otros sectores públicos», explica Williams.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...