Iglesia Católica se lucra de explotación infantil en Uganda

Gracias a las denuncias de Alex Turyaritunga —un ugandés que fue niño soldado en Uganda y fue rescatado por la ONU—, la BBC pudo establecer que en ese país, la Iglesia Católica tiene negocios que se benefician de la explotación laboral infantil:

El trabajo infantil es, sin duda, un gran problema en Uganda, donde la ONU calcula que hay tres millones de niños trabajadores. Las últimas cifras estiman que el 30% de los niños de entre cinco y 14 se dedican al trabajo infantil, a pesar de que los 14 es la más temprana edad en que es legal que un niño trabaje.

Cuando llegamos a Kabale, nos presentaron a un supervisor de la empresa que nos habló bajo la condición de que mantuviéramos su identidad en secreto.

El supervisor nos dijo que los niños sí trabajaban en la granja.

Su rango salarial oscila entre 1.000 chelines ugandeses (20p, $ 0,30) y los 2.000 chelines ugandeses por día.

El supervisor dijo que la tierra era propiedad de la Iglesia Católica Romana, pero que tenía negocios con el empleador del supervisor: Kigezi Highland Tea Limited.

Cuando el equipo de la BBC visitó la granja había hasta 15 niños trabajandojunto junto con adultos de la comunidad local.

Su trabajo consistía en la recolección de plantas de té pequeñas apiladas en la parte inferior de una colina empinada y subirlas por la colina empinada a la ubicación del punto de cultivo deseado. Los niños también tenían la tarea de desyerbar las hileras de plantas de té.

En un esfuerzo por determinar exactamente quién era dueño de la plantación, fuimos al registro local de tierras y buscamos una prueba de que la tierra perteneciera a la Iglesia.

Un funcionario local de la Iglesia Católica nos confirmó que había habido «un acuerdo comercial entre la diócesis y Kigezi Highland Tea» desde 2013.

El funcionario dijo que la decisión de la cosecha del té llegó «a través del comité de plan de sostenibilidad financiera» de la diócesis.

[…]

Armados con una copia de los títulos de propiedad, decidimos mostrarle nuestros hallazgos al obispo Calixto Rubaramira, de la diócesis católica de Kabale.

A las afueras de su residencia, en la propiedad de la Iglesia, encontramos más niños, uno de los cuales tenía 10 años de edad, descargando plántulas de té de un camión. Se estaban preparando para el trabajo del día siguiente.

[…]

Cuando tratamos de contactar al Obispo en su diócesis, se nos dijo que se estaba preparando para reunirse con el Papa. Las llamadas a su móvil también quedaron sin respuesta.

El padre Lucien, su secretario, negó que se llevara a cabo trabajo infantil en la plantación de té.

Así que llamamos el Vaticano en cambio y le mostramos la evidencia al portavoz del Papa, Federico Lombardi.

«Niego tener responsabilidad y el deber de responder por esto — si hay problemas para la iglesia local, no soy responsable de eso», nos dijo.

Claro, porque en su escala de prioridades la explotación laboral infantil no es nada comparada con dejar que los gays se casen o que Charlie Hebdo haga dibujitos molestos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...