Holanda investiga a un grupo cristiano que ofrece curar a los gais

“La homosexualidad no es una enfermedad”. Con estas palabras ha zanjado Edith Schippers, ministra holandesa de Sanidad, la polémica desatada al saberse que una organización cristiana ortodoxa ofrece terapias para canalizar dicha inclinación sexual. Different es una instancia legal de apoyo psicológico cuyos tratamientos están cubiertos por las aseguradoras. A la vista de que su dirección afirma tratar “con un 30% de éxito” a los homosexuales, el Gobierno ha intervenido. De un lado, ha excluido de los seguros médicos las consultas de Different. Por otro, ha ordenado una inspección oficial sobre la naturaleza del organismo. Todo ello en medio de un agitado debate parlamentario donde la mayoría ha calificado de “intolerable”, “dañino” e “idiota” cualquier intento de estigmatizar una inclinación sexual.

A la vista del revuelo organizado, los responsables de Different han asegurado que su único deseo es “enfocar la homosexualidad desde una perspectiva cristiana”. En su sitio de Internet presentan la imagen de un joven que asegura haber estado “atado a mis sentimientos homosexuales”. Después de acudir a los expertos radicales, dice tener “esperanza y perspectiva para el futuro”. La frase encaja en el ideario de Different, que no considera la homosexualidad como una parte integral de las personas. “Es una orientación susceptible de ser tratada con apoyo psicológico. Estas personas tienen problemas para expresar sus sentimientos”, señalan, para añadir luego que las críticas recibidas están erradas.

Durante el debate parlamentario, solo la democracia cristiana se mostró cauta a la hora de condenar al grupo ortodoxo. El partido, que forma la actual coalición de Gobierno con los liberales de derecha, prefirió esperar hasta haber comprobado “la verdadera naturaleza de la terapia”. El Colegio holandés de Médicos se ha distanciado de los métodos de Different.

Se da la circunstancia de que el enfoque sobre la homosexualidad ha provocado también un enfrentamiento entre comunidad judía de Ámsterdam y su rabino jefe. Aryeh Ralbag ha sido apartado temporalmente de sus funciones después de que firmara un documento donde se califica a los homosexuales de “enfermos curables”. Ralbag reside en Estados Unidos y la declaración ha sido suscrita allí por 162 rabinos internacionales.

Holanda celebró en 2001 el primer matrimonio mundial entre personas del mismo sexo. En la última década, sin embargo, la policía ha registrado un aumento significativo de agresiones contra este colectivo. En mayo de 2011, el Día Internacional contra la Homofobia, estuvo marcado en Holanda por la declaración de 20 iglesias nacionales rechazando la violencia contra los homosexuales.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...