«Hay que defender el derecho de la mujer a llevar pañuelo si es libre»

Impartir una conferencia sobre el pañuelo islámico no resulta fácil, pero Eva Francés ofreció una esta semana, organizada por Alternativa Laica, para entablar un debate sobre su uso y estudiar las distintas problemáticas surgidas en Euro

El caso de Fátima Elidrisi saltó a los medios de comunicación con ímpetu. Quizá el nombre le diga poco a mucha gente, pero fue la primera joven musulmana que se encontró con un problema escolar por acudir a clase con el hiyab, un velo. Le tocó un centro concertado de monjas concepcionistas en San Lorenzo de El Escorial y se negaron a aceptarla por llevar pañuelo. Tenía casi 14 años. La historia generó una fuerte controversia y la joven fue trasladada a un instituto público, aunque también pasó dificultades en algunas clases, sobre todo, las de educación física. El calvario que sufrió Fátima durante cierto tiempo sirvió, al menos, para que el instituto pusiera en marcha un reglamento interno sobre esta cuestión con el objetivo de que en un futuro el resto de casos no pillen por sorpresa.
Seis años más tarde, la especialista en Derecho Internacional, Eva Francés, decidió incluir el caso de esta niña en un trabajo sobre la regulación del pañuelo islámico en nuestro país, publicado por la Fundación Alternativas. El estudio profundiza en la religión musulmana, en los flujos migratorios hacia Europa, en las estadísticas de opinión sobre el uso de este elemento y, sobre todo, en la polémica regulación de Francia y en otras propuestas más blandas de países europeos.
¿Por qué existe tanto debate en relación al uso del pañuelo islámico en Occidente?
Hay que plantear muchas cuestiones y veo que el pañuelo islámico es la punta del iceberg que encierra otras cuestiones que no nos atrevemos a abordar como la construcción de mezquitas. El pañuelo es el elemento que se ve, el que se percibe en la calle. Y, a veces, genera polémica. Pero creo que hay que superar esa reticencia hacia el pañuelo, que no sólo es un elemento religioso porque muchas personas lo llevan por otros muchos motivos.
En los colegios españoles no suele haber problemas en relación al velo y sólo se han conocido casos puntuales de expulsiones de niñas por cubrirse la cabeza en los últimos años cuando en otros países la polémica es constante. ¿España es uno de los países más tolerantes de Europa?
Somos más tolerantes, pero no tenemos tantos inmigrantes musulmanes como otros países. En Francia, por ejemplo, el país con mayor polémica hoy en día, mantiene un 10% de población musulmana, pero España sólo un 2,5%. Esa diferencia en el porcentaje es clave a la hora de tratar el tema. En líneas generales, somos más tolerantes y la gente, según las encuestas, está a favor del pañuelo. Además, no tenemos el volumen de inmigrantes de Francia y quizá no percibimos el problema de igual manera.
A pesar de que el debate del pañuelo no se puede abordar sólo de manera religiosa, todavía choca que los colegios permitan llevarlo porque nos encontramos en un estado supuestamente laico.
Uno debe ser libre para ponerse el pañuelo o una cruz. A mí no me chocaría, pero la polémica se genera cuando lo llevan jóvenes menores de edad por si ha sido impuesto por la familia o se trata de una libre elección. Quizá esa sea la problemática y cuando empieza a saltar a los medios de comunicación se agrava porque se comenta que es símbolo de imposición y de anulación de la mujer. Pero no es así y hay que ver lo que hay detrás de ese pañuelo.
Pero conocer si una estudiante ha elegido libremente llevar el velo o se lo ha impuesto su familia resulta complicado.
Sí. Habría que ir caso por caso y sería imposible. De ahí que se proponga el uso del velo a partir de la mayoría de edad. En los países musulmanes una mujer debe de llevar el velo a partir de la primera menstruación, pero lo lógico sería que tuviera libertad de decisión.
¿Sería competencia del Estado o de las comunidades autónomas regular el uso del pañuelo y de distintos velos?
Deberían hacerlo las comunidades autónomas, ya que en materia de educación la competencia es de ellas. Lo que pasa es que una ley sería un planteamiento demasiado fuerte porque cuando hablamos de una ley es algo más serio y difícil de modificar. Lo que propongo es dar una serie de instrucciones que deben dictar las consejerías de Educación de cada región para establecer una serie de líneas generales y que cada centro educativo lo tenga en cuenta. Lo que sí corresponde al Estado es garantizar el derecho a la libertad de culto, la libertad de expresión y de educación.
¿Los detractores del pañuelo islámico justifican su postura con críticas a la cultura de los musulmanes?
Sí. Hay recelo hacia la cultura y la religión musulmana. También la llegada de los inmigrantes y ese temor a lo desconocido provocan estas reacciones. Por tanto, hay que educar en la tolerancia para ir superando todos aquellos problemas que pueden surgir.
¿Cabe la posibilidad de que algunos países europeos, sobre todo, en Francia, se haya impuesto al del velo por temor a la radicalización del islam?
Creo que no. Francia se fundamenta en su idea de estado laico. Además, lo es desde la Revolución Francesa. Desde entonces existe la idea de laicidad en sus constituciones. Apela más a eso que al radicalismo.
¿En qué consiste la polémica Ley Stasi francesa?
Consiste en la prohibición de todo tipo de elemento religioso, independientemente de la religión, en el ámbito público.
¿Tampoco se pueden llevar medallas o colgantes con crucifijos?
El uso de la medalla en la administración pública es posible si es pequeñita, pero si es ostentosa o muy grande no se puede porque no se permite hacer alarde de estos elementos. Por ejemplo, un crucifijo en un colegio público estaría prohibido, sólo se pueden llevar medallas pequeñas, manos de Fátima para los islamistas, y manos de Miriam para los judíos. Estos últimos son amuletos destinados para la buena suerte y la salud, entre otras cosas.
¿Hay otros países europeos que intentan emular a Francia en su legislación?
No, de momento no. Sólo Bélgica, pero lo que pretende este país es prohibir el burka y el niqab. Sin embargo, Holanda se ha situado en el ámbito contrario porque está legalizado el uso del pañuelo tanto en el ámbito público como privado, pero ha prohibido el burka, aunque también pasamontañas, cascos de moto con visera oscura.
También el uso del pañuelo en Occidente se plantea como un recorte de los derechos de la mujer.
Hay que defender el derecho de la mujer a llevar el pañuelo si su elección es libre, otra cosa es que sea impuesto o que se trate de otro tipo de prendas. A mi juicio, el burka anula a la mujer y sabemos que las mujeres afganas apenas tienen derechos en este país. En esta situación sí que habría que controlarlo, pero en España no tenemos este problema. No hay mujeres con burka, de momento, aunque no se descarta que un futuro las haya.
Este debate sobre elementos religiosos también se ha llevado a Italia hace unos meses cuando un padre pidió la retirada de un crucifijo del aula donde estudiaba su hijo.
Lo que marca un antes y un después del pañuelo es la Ley Stasi, que se aprobó en Francia en 2004. Y esta ley se aplica no sólo al velo, sino a la quipá, que es judía, o a la cruz cristiana. Siempre se habla del velo pero también hay otros elementos religiosos que han ido creando polémica.
En el trabajo que publicó en 2008 sobre el pañuelo islámico habla de la propuesta británica para regular su uso. ¿De qué se trata?
Dejar que sean los centros educativos quienes establezcan la normativa al respecto sin que se establezcan unas líneas generales que tengan que observar los centros. Lo que se propone es que el centro decida si admitir o no el pañuelo.
Las noticias sobre el velo islámico suelen estar relacionadas con las aulas, pero hace meses a una abogada se la expulsó de una sala de vistas de la Audiencia Nacional por ir tapada con un pañuelo.
Se puede tener problemas en otros ámbitos, así que hay que establecer unas líneas generales que puedan ser tenidas en cuenta. La polémica siempre se ha centrado en los colegios por el hecho de que las niñas que llevan el pañuelo son menores de edad, pero según va a aumentando el número de inmigrantes se va haciendo extensivo a otros ámbitos. En mi opinión, que una mujer lleve o no el velo no la incapacita para sus funciones laborales.
Resulta curioso que en Europa exista este debate sobre la tolerancia cuando en algunos países de religión musulmana ya se está prohibiendo el uso del pañuelo en las universidades, por ejemplo.
Turquía es uno de los países que más polémica ha generado en torno al pañuelo. Es curioso, pero en algunos países musulmanes se está anunciando un proceso de islamización del estado y lo que quieren es garantizar la separación entre la Iglesia y el Estado. Y ellos ven que esa separación puede hacerse efectiva evitando cualquier símbolo de corte religioso. De esta manera, también se evitaría el ascenso al poder de partidos de corte islámico.
Pero es un poco triste que en los países musulmanes las mujeres turistas no puedan elegir libremente si quieren o no taparse.
El nivel de tolerancia es distinto. No he estado en ningún país musulmán, pero sé que Arabia Saudí es de los más intransigentes al respecto. Es cierto que te tienes que cubrir y es un símbolo de respeto, pero tampoco tiene esta cuestión tiene que ir a mayores.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...