Haiti «Dios no va a solucionar tus problemas»

1. Ha pasado en dos grandes edificios religiosos (la catedral y la basílica del Sagrado Corazón): Todo el templo se ha venido abajo y sólo han quedado en pie e intactos los crucifijos, enormes, lo que ha hecho aumentar aún más las supersticiones de los haitianos. Gregore Emmanuel es presidente del coro de la basílica y desde que ocurrió el terremoto no se despega de la verja que protege las cuatro piedras que han quedado de la iglesia.

2. Da igual la religión que se practique, los fines de semana cientos de personas se reúnen en la calle para celebrar el culto. El terremoto ha hecho que muchos haitianos se vuelquen todavía aún más en su fe, pero sin quitar los pies del suelo."Dios no va a solucionar tus problemas", resume Pierre, en paro y durmiendo en la calle. Pierre asiste a una ceremonia adventista en Champs du Mars.

3. Carline Choute es presidenta de la Federación de Balonmano de Haití y de la asociación Mujeres y Deporte. Ha perdido su casa y acampa como muchas otras familias en los jardines de lo que antes era la casa del primer ministro. Ella pone la alerta en las dificultades que tienen las mujeres con la catástrofe. "Haití es un país machista, nosotras tenemos que quedarnos a cuidar de los niños y esperar a que ellos vuelvan", se queja.

4. En los mercadillos callejeros ya es posible encontrar cargadores de móviles y tarjetas para recargar los teléfonos. También algunos espontáneos instalados en los campamentos han habilitado zonas donde la gente, previo pago, puede llamar por teléfono al extranjero.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...