Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Grupos neonazis camuflados como asociaciones vecinales están tras la manifestación ultra permitida en Chueca

La marcha fue registrada en la delegación del Gobierno por el ultraderechista Alberto Ayala de Cantalicio, en nombre de dos organizaciones: la Asociación de Vecinos de San Blas-Canillejas y la Asociación de Vecinos de Pinar de Chamartín.

Un amplio conglomerado de organizaciones neonazis enmascaradas bajo la apariencia de asociaciones vecinales están detrás de la convocatoria de la manifestación que este pasado sábado tuvo lugar ente el madrileño barrio de Chueca y la puerta del Sol, en la que, brazo en alto haciendo el saludo nazi, corearon consignas como “fuera maricas de nuestros barrios” o “fuera sidosos de Madrid”. Tal como explican fuentes de la delegación del Gobierno de Madrid a Público, la concentración fue solicitada por Alberto Ayala de Cantalicio en nombre de dos organizaciones: la Asociación de Vecinos de San Blas-Canillejas y la Asociación de Vecinos de Pinar de Chamartín.

En el escrito, el convocante anunciaba que el objetivo de la marcha era protestar contra las Agendas 2030 y 2050, una iniciativa puesta en marcha por Naciones Unidas y otra por el Gobierno de España, con medidas para avanzar en la construcción de la paz y la justicia social. Sin embargo, la marcha desde el inicio tuvo otra finalidad. Si bien algunas de las pancartas reflejaban el rechazo a estas iniciativas, la estética nazi, la abundancia de banderas de España, los saludos a brazo alzado fueron un claro mensaje de odio y repulsa a la comunidad LGTBI en un barrio emblemático y abierto a esta comunidad.

Diversas fuerzas políticas y organizaciones sociales han recriminado a la delegación del Gobierno no haber prohibido la marcha y algunas fuentes apuntan a que éste órgano podría haber intuido fácilmente el perfil del convocante y de los grupos a los que representa.

Alberto Ayala de Cantalicio, líder utraderechista de los grupos Combat España y Juventudes Canillejas ya había protagonizado otras manifestaciones de corte neonazi, como la que tuvo lugar en octubre del año pasado en Madrid contra los menores extranjeros no acompañados y en la que se corearon consignas similares como “fuera menas de nuestros barrios“.

También las dos asociaciones en nombre de las cuales solicitó el permiso de manifestación tienen ya un buen historial. Se trata de organizaciones de ultraderecha disfrazadas de asociaciones vecinales y con amplios lazos entre sí. Todas están agrupadas en una confederación de la misma ideología que se presentan desde el pasado mes de abril bajo el paraguas de Madrid Seguro.

Entre las que conforman este conglomerado figuran la Asociación de Vecinos de San Blas-Canillejas, la de Getafe o la de Pinar de Chamartín-Hortaleza Carlomagno, entre otras. En la manifestación, además, estuvieron presentes organizaciones como España 2.000, un grupo ultraderechista cuyo líder, José Luis Roberto, está muy cerca de los postulados de Vox. Su secretario general, Santiato Abascal, se desvinculó de la misma marcha, afirmando que se trató de un montaje de “las cloacas del PSOE” para “demonizar” a su partido. Sin embargo, la marcha se promocionó días antes desde medios afines a Vox y a la ultraderecha, como Intereconomía.

Total
8
Shares
Artículos relacionados
Total
8
Share