Granada Laica reclama que el inmueble a restaurar en la Plaza Villamena debe mantener su carácter laico y no añadirle en la fachada un mosaico sobre la cruz de san Agustín

Estos días hemos sabido que la Comisión Provincial de Patrimonio de la Junta de Andalucía ha autorizado la rehabilitación del edificio de la Plaza de Villamena en que se ubicó la sede de la antigua Caja Granada, y en el que se instalará un hotel de cinco estrellas.

El delegado de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta en Granada ha anunciado, entre otras cosas, que en la fachada del inmueble hacia la calle Cristo de San Agustín se instalará un retablo cerámico “con motivo de la celebración de V centenario de la hechura del Cristo de San Agustín que tuvo lugar en el año 1520, para recordar la presencia secular del Santo Crucifijo en el antiguo Convento dedicado al santo, que se ubicó en el actual solar del mercado municipal, justo en frente de donde irá instalado el retablo cerámico”. Y, de esta forma, han atendido la solicitud de la Hermandad de San Agustín.

Desde Granada Laica rechazamos lo que sería una nueva afrenta confesional a la ciudadanía, y no es la primera relacionada con el ‘Cristo de San Agustín’. Recordemos que el Ayuntamiento de Granada realiza cada año desde 1680 un “Voto al Santísimo Cristo de San Agustín” porque, se argumenta, en aquel año remitió la epidemia de peste en Granada gracias a la intercesión del Cristo de San Agustín. Puede parecer una broma grotesca, pero no lo es: el pasado 14 de septiembre el Ayuntamiento de Granada volvió a renovar el Voto en una eucaristía oficiada por el arzobispo de la capital granadina. A pesar de la pandemia, o quizás con mayor motivo, puede que piensen –absurdamente– nuestros representantes municipales (todos, menos los de Podemos-IU). ¿Están al tanto nuestras autoridades de los avances de la racionalidad y de ciencia, del rechazo de ésta al pensamiento mágico y a la superstición?

Si ya es inadmisible que las autoridades (municipales, autonómicas o estatales) participen a título institucional en ceremonias confesionales, y todavía más que hagan votos de carácter religioso en nombre de toda la ciudadanía, la ocupación permanente de un espacio público con una imagen representativa de las creencias particulares de sólo una parte de esa ciudadanía (ignorando o menospreciando al resto, con diversidad de convicciones y creencias) agrava hasta el extremo la violación de la aconfesionalidad exigida a las administraciones públicas. Téngase en cuenta que el plan de retablo cerámico ni siquiera es acorde con las declaradas intenciones de recuperar el primitivo proyecto de construcción, pues tal retablo no existía en aquel proyecto, ni es un elemento protegido en la ficha del Catálogo del Plan Especial de Protección y Reforma Interior del Área Centro de Granada.

Por todo ello, desde Granada Laica exigimos que se revoque la decisión de instalar en el inmueble restaurado de Plaza de Villamena el retablo cerámico alusivo al Cristo de San Agustín, o cualquier otro elemento de carácter confesional o ideológico particular, respetando así la aconfesionalidad estatal y al conjunto de la ciudadanía, que es lo que corresponde a una sociedad democrática en el siglo XXI. Y esperamos que esa actitud de respeto ciudadano se extienda en adelante a todas sus actuaciones.

Retablo cerámico con la cruz de San Agustín en la fachada de la Iglesia del Convento del Santo Ángel Custodio, sede canónica de la Hermandad. Calle San Antón, 40. Granada

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...