Gran Bretaña, reticente a prohibir el velo integral

Parlamentarios de la derecha británica abogan por la prohibición del velo integral en los lugares públicos de Gran Bretaña, pero su combate no encuentra mucho eco político en un país poco dado a tocar los cultos y preocupado por cuidar a sus minorías.

Después de su ministro de Inmigración, Damian Green, que habló de "la agresividad laica del Estado francés", el primer ministro, el conservador David Cameron, rechazó la hipótesis de una amplia prohibición del burqa o del niqab siguiendo el modelo francés, y defendió el uso del velo como "decisión personal".

El estruendoso diputado conservador Philip Hollobone fue el primero en preconizar la prohibición y presentar un proyecto de ley en tal sentido en la Cámara de los Comunes.

"Es un problema que no va a desaparecer y parece incluso que cada vez son más las mujeres que se ponen el velo (integral). Es algo común en ciertos barrios de ciudades y también en ciertas aglomeraciones", justificó en una entrevista de AFP.

El diputado, que estimaba a principios de año que llevar un velo es como "pasearse con una bolsa de papel en la cabeza", hizo saber que en el futuro se negaría a recibir a las mujeres con el rostro oculto.

Gran Bretaña, país de mayoría anglicana, cuenta con más de 2,5 millones de musulmanes, según el Consejo Musulmán Británico (MCB). Menos del 1% (12.500) de mujeres musulmanas residentes llevan niqab o burqa, seis veces más que en Francia, según cifras del Gobierno galo.

No es raro encontrarse con mujeres que llevan hijab (velo que cubre el cabello) trabajando en ventanillas de las administraciones públicas o a cajeras de comercios, y a numerosos chóferes de autobuses londinenses que llevan bonete o el turbante hindú.

"La vida en Gran Bretaña es mucho más acogedora y sana que en cualquier otro país europeo", resume Farooq Murad, secretario general del MCB.

El proyecto de ley de Philip Hollobone debe ser examinado en diciembre. Pero el texto tiene pocas posibilidades de ser aprobado: una mayoría de parlamentarios se muestran reticentes a legislar en este tipo de temas.

Para el ministro de Inmigración, "decir a la gente lo que pueden o no pueden llevar cuando caminan por la calle no es una manera de proceder muy británica".

"La cultura política francesa es muy diferente. El Estado (francés) es agresivamente laico", declaró a The Sunday Telegraph.

Lord Pearson of Rannoch, jefe del Partido Británico Independentista (UKIP) -única formación que preconiza el velo integral- acusa a los conservadores y a los liberales-demócratas de la coalición gubernamental de "lavarse las manos" por razones únicamente electoralistas.

"No quieren perder los votos de los musulmanes y no ven más allá", dijo a AFP.

Para Philip Hollobone, el Gobierno "vive desfasado con la opinión pública".

Según un reciente sondeo del instituto YouGov, dos de cada tres británicos son favorables a una prohibición del velo integral en lugares públicos como los bancos o aeropuertos, por razones esencialmente derivadas de la seguridad.

Los británicos siguen conmocionados, cinco años después, por los atentados suicidas cometidos el 7 de julio de 2005 por jóvenes musulmanes nacidos en Gran Bretaña, que causaron 52 muertos en los transportes comunes de Londres.

Un estudio del instituto Harris publicado en marzo por The Financial Times los definía como los europeos más tolerantes con respecto al velo integral, con solo un 57% de opiniones a favor de su prohibición, contra un 70% en Francia o un 65% en España.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...