González Pons ordenó que la señal institucional de la visita del Papa a Valencia la diera Canal 9

Impidió personalmente cualquier colaboración del Gobierno central: «No hay nada que hablar»

Esteban González Pons era consejero de Presidencia de la Generalitat Valenciana en 2006 cuando el Papa visitó esa Comunidad para presidir el V Encuentro Mundial de las Familias. Haciendo gala de ese cargo comunicó al entonces Gobierno de Zapatero que la Generalitat haría y desharía. La consecuencia fue que la trama corrupta 'Gürtel' hizo negocio.

La visita del Papa es siempre una visita de Estado, por tanto un asunto de mucho trabajo protocolario y de seguridad para el Gobierno central. Pero en junio de 2006, cuando el Papa Benedicto XVI visitó Valencia para presidir el V Encuentro Mundial de las familias, Zapatero era presidente del Gobierno y Camps de la Generalitat Valencia y todo valía para hacer oposición al Gobierno central.

Como es de rigor el Gobierno central se puso en contacto con la Generalitat y el Foro de las Familias Cristianas para organizar la visita y la sorpresa de los representantes gubernamentales fue doble: por un lado las malas formas y la brusquedad de los representantes del Ejecutivo valenciano y por otro, la negativa rotunda a colaborar.

Pons se negó a que TVE retransmitiera la visita
La Generalitat comunicó al Gobierno de Zapatero que, excepto las cuestiones de seguridad y lo relativo a la reunión entre el presidente del Gobierno y el Papa, todo lo demás era competencia de ellos. Además mostraron una obsesión especial por todo lo relativo a medios de comunicación.

A pesar de ello, el entonces secretario general de Presidencia, y la entonces directora general de Comunicación Internacional, Gabriela Cañas, propusieron al Gobierno valenciano celebrar una reunión para  analizar todo lo relacionado al importante despliegue de medios de comunicación que habría. Se contactó con el consejero de Presidencia que entonces era Esteban González Pons y, para empezar, éste se negó a que la reunión se celebrara en la Delegación del Gobierno e impuso que tuviera lugar en la propia Generalitat.

A la reunión, celebrada un mes antes de la visita, acudieron los dos representantes de Moncloa y representantes del Foro de las familias. Se les hizo esperar en una sala, en un momento dado entró González Pons y comunicó que no había nada de qué hablar porque la señal institucional de la visita del Papa la iba a dar Canal Nou. Acto seguido dio por terminada la reunión.

El Gobierno decidió no enfrentarse
Informada la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el propio presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, el Gobierno decidió “no entrar en provocaciones” y que, bajo ningún concepto, se “empañaría” la visita con polémicas políticas. El Gobierno central se limitó a ocuparse de la seguridad, del protocolo y comunicación en lo que afectara a la agenda del presidente.

Canal Nou contrató a Gürtel
Ahora ha quedado claro en los tribunales la “orden” que en su día dio González Pons para que fuera Canal Nou la televisión que retransmitiera el evento. El juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, tomó en su día declaración al ex director general de la Radio Televisión Valenciana, Pedro García Gimeno, por la adjudicación de contratos por parte de Canal Nou a empresas de la trama Gürtel  justo durante la visita del Papa a Valencia. La Fiscalía Anticorrupción sostiene que los hechos consistían en la “percepción reiterada de dávidas –en forma de prendas de vestir, vehículos y entrega de fondos en metálico- por parte de Pedro García procedentes del entorno de Francisco Correa”, el cerebro de la trama Gürtel a cambios de contratos con empresas de eventos de la trama para los días de la visita papal.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...