Gallardón: «El Gobierno no atiende a «lobbies» ni jerarquías eclesiásticas»

El ministro: «Dar la batalla por los más débiles justifica toda mi vida política» «Tenemos el mandato del pueblo para cambiar la ley del aborto»,justifica el titular de Justicia

No hay posibilidad del más mínimo acuerdo entre los planes del gobierno sobre la futura ley del aborto y las posiciones del PSOE. El primero no da marcha atrás en su intención de eliminar la ley de plazos y dejar fuera de los supuestos para interrumpir el embarazo la malformación del feto. Pero, sobre todo, los argumentos del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ante la interpelación de la socialista Carmen Montón, marcan el abismo entre ambas posiciones. “No hay prevalencia de los derechos de la mujer sobre los del no nacido”, ha proclamado Gallardón, aunque sí mantiene el compromiso de encontrar “un equilibrio” entre derechos.

“Sobre las mujeres no decide nadie; ni los obispos, ni los ministros”, ha replicado la portavoz de Igualdad del Grupo Socialista, Carmen Montón. “Esto es una abolición encubierta del aborto”, denuncia Montón que ha hecho un llamamiento a la sociedad para que defiendan la actual ley, homologable a la de los países europeos, y no se condene a las españolas a tener que acudir “a prácticas cruentas” o ir a abortar a Londres, las que se lo pueden permitir económicamente. “ Ni lobbies, ni jerarquías eclesiásticas, sino respeto a la Constitución y al mandato del pueblo que nos pidió que cambiáramos la ley”, ha argumentado Gallardón. Ambas posiciones fueron acogidas por las distintas bancadas con los diputados en pie en apretado aplauso al suyo. La derecha a Gallardón; la izquierda, a Montón.

Pensaban los diputados socialistas que la reforma de la ley del aborto entraba en una etapa silente hasta que todo se alteró hace 10 días cuando el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, anunció la aprobación en breve de la ley que sustituirá a la norma de 2010 aprobada por el anterior gobierno en la que se introdujo el sistema de plazos e indicaciones. El ministro, además, volvió a aludir a la “defensa del no nacido” en todos los aspectos para justificar que también se eliminaría la posibilidad de abortar en caso de malformación del feto.

La Constitución y el programa electoral del PP para las pasadas elecciones avalan al Gobierno para emprender esta reforma total de la legislación del aborto, que iría mucho más allá de anular la ley del gobierno socialista porque eliminaría supuestos que estaban a la primera ley del aborto de España, la de 1985. Los datos demoscópicos indican que la legislación actual tiene el apoyo del 46%, según Metroscopia.

PSOE en el Congreso“Me llena de indignación como mujer, socialista, feminista y demócrata que este Gobierno ceda ante los Obispos”, ha señalado Carmen Montón, en su interpelación al Ejecutivo sobre sus planes sobre el aborto. Con la desaparición de los supuestos, de las indicaciones y de los plazos, se pregunta Montón, de forma retórica si el Gobierno pretende “una abolición encubierta del aborto en España”. Un repaso de las legislaciones por los países europeos, muy similares a la que ahora tiene España, fue uno de los instrumentos argumentales de Montón para volver a hacer más preguntas. “¿Por qué la derecha española no está a la altura de la derecha europea y deja la ley actual que da seguridad jurídica, seguridad sanitaria, seguridad profesional, hace prevención…..”, relataba Montón. Todo para pedir al Gobierno que dejen las cosas como están porque si no se condena a las mujeres a “prácticas cruentas” o a acudir a Londres a abortar “ como ocurría muchos años atrás.

Es la Constitución y es el programa electoral, ha respondido el ministro Gallardón. Hasta tres veces el Tribunal Constitucional ha dicho que hay que defender el derecho a la vida y, por tanto, el derecho del no nacido. “El concebido es un bien jurídico protegido y cuando entra en conflicto con otros derechos, como el de la mujer a su pleno desarrollo personal, libertad de creencias, etcétera, cuanto entran en conflicto el legislador tiene que dar respuesta pero no acabar con los derechos del concebido. Los derechos de la mujer no pueden tener prevalencia sobre los derechos del no nacido”, ha sentenciado el ministro.

Como quiera que la diputada Montón, y horas antes la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, en una pregunta al ministro, habían afirmado que el PP condena a las mujeres a la cárcel si abortan fuera del marco que van ahora a construir, el ministro lo negó. “Ninguna mujer irá a la cárcel en relación con el aborto”.

El toma y daca ha continuado con argumentos sobre los derechos de las mujeres, en el caso de Montón, y de la Carta Magna, en boca del ministro. «¿Por qué no espera usted a la sentencia del Tribunal Constitucional?», le ha preguntado Montón, toda vez que la ley del Gobierno socialista fue recurrida por el PP y está a la espera de sentencia. Para qué, se ha respondido el ministro, si ya se sabe que el Tribunal por tres veces llama a defender al concebido.

Vivencias personales han salido a relucir. La socialista cuando de joven estudiante se manifestaba frente al Congreso para pedir libertad, y ahora, que es madre, además de socialista y feminista, no quiere dejar a su hija esa herencia. El ministro ha recordado a su padre, José María Ruiz Gallardón, jurista muy reconocido, que como diputado de Alianza Popular, se opuso a la ley del aborto de 1985 y elaboró el recurso contra la misma. El joven Gallardón, recién aprobadas las oposiciones a fiscal, asistió al trabajo de su padre, que mereció la pena. Ahora, él se lo aplica: “La defensa de los más débiles justifica toda una vida política”.

En defensa de las mujeres, la diputada Montón ha hecho un llamamiento a la sociedad para que “se oponga a este retroceso en las libertades” y avisa que las mujeres no darán “ni un paso atrás”. Por la mañana, la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, le había preguntado al ministro: “Señor Gallardón qué le han hecho las mujeres”. Después ha ironizado sobre el talante abierto y liberal del ministro de Justicia. «Gallardón, ya no toca ser el progresista del Gobierno…”. La respuesta del ministro no se ha salido de la línea emprendida desde que anunció cambios en la ley: “Este Gobierno defiende el derecho de las mujeres y de los no nacidos”. Sí ha atribuido a Valenciano y Montón carecer “de la necesaria prudencia y serenidad para abordar este debate”. La batalla política acaba de empezar.

———————

Hoy ha empezado la ofensiva del PSOE para tratar de detener al Gobierno en su plan de cambiar drásticamente la actual legislación sobre el aborto con muchas más restricciones que la norma inicial, la de 1985. “¿Señor Gallardón qué le han hecho las mujeres?”, le ha preguntado la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, que ha ironizado sobre el talante abierto y liberal del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. “Gallardón, ya no toca ser el progresista del Gobierno…” La respuesta del ministro no se salió de la línea emprendida desde que anunció cambios en la ley: “Este Gobierno defiende el derecho de las mujeres y de los no nacidos”. Además, ha lanzado un juicio de valor sobre el apasionado alegato de Valenciano en defensa del derecho de las mujeres a decidir sobre su maternidad. “Señora Valenciano no tiene usted la serenidad suficiente como para abordar este debate como es debido”.

Sobre las cuestiones de fondo, el ministro ha aludido una y otra vez a los dictados del Tribunal Constitucional sobre el derecho del no nacido. Por tanto, a su juicio, este Gobierno no atiende “ni a lobbies ni jerarquías eclesiásticas, solo la Constitución y va a reponer los derechos no respetados del no nacido. No hay nada más progresista en la vida que defender la vida”, ha sentenciado. Los dos minutos y medio que corresponden tanto al Gobierno como la oposición en cada pregunta los ha empleado Valenciano con un abigarrado manojo de argumentos contrarios a los planes del Gobierno. “Usted va a legislar yendo 30 años atrás; de manera que las mujeres que aborten sin su permiso irán a la cárcel porque ustedes están pagando viejas deudas con la Conferencia Episcopal, después de tantas y tantas manifestaciones, ¿se acuerdan?”.

La dirigente socialista ha recordado el dato de las menores que abortan en España con menos de 18 años: el 0’5 %. Este pequeño grupo suele estar vinculado a jóvenes que viven en un entorno de violencia y que si no cuentan con sus padres para abortar es porque no pueden quizá porque sus progenitores son los autores del maltrato. “Pasará lo de toda la vida de Dios, que las mujeres que pertenecen a su entorno social y económico, podrán ir a abortar a cualquiera de los 20 países europeos que tienen la ley que nosotros tenemos ahora; las otras, las que no son de su entorno social, abortarán como puedan, en malas condiciones, y les puede esperar también la cárcel.” Pero ha advertido que la oposición va a ser fuerte: “Ni los ministros ni los obispos van a decidir lo que hacen las mujeres”.

Archivos de imagen relacionados

  • PSOE en el Congreso
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...