Fracasa la protesta contra el arzobispo de Granada

COMENTARIO: La mencionada cacerolada no estaba convocada por el Grupo de Facebook Que la justicia actúe contra el arzobispo de Granada. Al contrario, el grupo fue hackeado para difundir la noticia en prensa y por otra parte llevar a Granada fieles católicos para defender a su pastor.

La convocatoria de Facebook contra Martínez provocó más afluencia a misa en la Catedral
Arzobispo de Granada 1, Facebook 0. Ni una triste sartencilla, ni una sola pieza de batería de cocina. Los más de 27.600 miembros del grupo Que la justicia actúe contra el arzobispo de Granada decidieron quedarse en casa en lugar de asistir a la cacerolada convocada tras la polémica homilía de Navidad de Francisco Javier Martínez, en la que criticó la Ley del Aborto con alusiones a la violencia machista.

Pese a la polémica por sus declaraciones -en las que aseguró que "matar a un niño indefenso, y que lo haga su propia madre, da a los varones la licencia absoluta, sin límites, de abusar del cuerpo de la mujer porque la tragedia se la traga ella"- las protestas por lo que muchos interpretaron como una justificación de los malos tratos contra la mujer no fueron más allá de los límites virtuales de la red social. De hecho, la protesta convocada, a la que sólo habían confirmado su asistencia 22 miembros de Facebook, causó el efecto contrario. En vez de llenarse de cacerolas, la plaza de las Pasiegas y la Catedral se atestaron ayer de seguidores del arzobispo procedentes de Granada, Córdoba y Málaga, que mostraron así su apoyo al prelado. Tal fue la afluencia de público que en la misa de las 13:00, el arzobispo, que no hizo alusión a la polémica, agradeció el gesto y lo interpretó como un apoyo a la Iglesia en su conjunto.

******************************************************************************************

Una multitud impide una cacerolada contra el arzobispo

Javier lópez. ABC Granada, 18-01-2010
 
 
La idea de llevar a cabo ayer una cacerolada ante la Catedral para ofender al arzobispo de Granada, Javier Martínez, no se convertirá en un hito anticlerical. A la hora fijada no había ni rastro de menaje de cocina laico en la plaza. Por el contrario, una multitud de fieles, de Granada, y de otras ciudades como Córdoba, Málaga y Murcia, espoleada por el anuncio de la protesta, arropó al prelado en la Eucaristía celebrada en la Santa Iglesia Catedral.
Los fieles desagraviaron así al prelado, víctima de fuertes críticas lanzadas tras malinterpretarse torticeramente una declaración suya sobre la violencia en la que, en relación al aborto, indicaba literalmente que matar a un niño indefenso, y que lo haga su propia madre, da a los varones la licencia absoluta, sin límites, de abusar del cuerpo de la mujer porque la tragedia se la traga ella.
Aunque de sus palabras no se deduce justificación de la violencia machista, sino un respaldo a la mujer, colectivos feministas han cargado desde entonces contra el arzobispo, quien, al término de la Eucaristía, a la que asistieron centenares de personas, condenó de nuevo cualquier tipo de malos tratos y de violencia física, verbal o psicológica, contra las mujeres y contra cualquier ser humano, a la vez que reiteró la defensa de la vida y dignidad de la mujer, así como la defensa de la vida desde su concepción hasta su muerte natural.
Defensa del no nacido
«Corría el año 78, y era yo un sacerdote con 30 años, cuando, enfrente del Congreso de los Estados Unidos, en una Eucaristía en Washington, en uno de los primeros viajes de Juan Pablo II, yo le oí decir: «Y nosotros nos levantaremos para defender la vida del no nacido». Estas palabras, que yo recordaré siempre con la fuerza con la que él las dijo, siguen siendo verdad hoy. Y de la misma manera, nos levantaremos para defender a cualquier mujer que no sea tratada de acuerdo con su dignidad de mujer. Que quede claro para todo el mundo: la Iglesia condena cualquier maltrato a la mujer, cualquier trato que no sea el modo como nosotros somos tratados por Dios, a la mujer, al hombre, a toda persona humana, desde el momento de su concepción hasta su muerte natural. Nos levantaremos y no dejaremos de defender sus vidas y su dignidad», señaló el arzobispo.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...