Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Feminismo y laicismo, por Nélida Otin, vicepresidenta de MHUEL

Feminismo y laicismo, derechos humanos

A lo largo de los dos últimos siglos de nuestra historia reciente hemos observado como los Derechos Humanos han ido ampliando su abanico de objetivos, obviamente porque no es la misma situación política y social en el siglo XIX que en el siglo XXI.

Algunas personas creen que los Derechos Humanos tienen un tope o techo, pero sabemos que son ampliables y se adaptan a las circunstancias y necesidades de cada momento histórico.

Cómo ejemplo traigo a la reflexión el feminismo y el laicismo como impulsores de una mejor y más libre sociedad igualitaria. Ambos necesarios y complementarios  dado que el androcentrismo de la mayoría de las políticas y la misoginia de la teología de cualquier religión, son la crítica feminista. Las mujeres rara vez aparecen en la teología patriarcal como representantes de la humanidad. Significa que los hombres tanto en la política como en las religiones defienden el derecho masculino a definir y controlar la presencia femenina, lo que hacemos las feministas es poner en tela de juicio la autoridad de esta teología y de sus políticas.

Comprobado está, que las religiones son manifestaciones de poder, se nutren de las interpretaciones que les favorecen y asientan con ellas su legitimidad y control social, especialmente subyugan a las mujeres.

Una de las necesidades del feminismo es conseguir que la sociedad avance hacia la laicidad, ya que las religiones, como pensamiento alejado de la razón y la ciencia sigue afectando a las mujeres convirtiendo su rol de género, en virtud moral. Los hombres desde su posición de poder, deben dejar a un lado los mitos y la irracionalidad misógina, y hacer autocritica respecto a sus privilegios, que tienen solo por nacer varones y que los sitúan cómo categoría superior a las mujeres

El feminismo está ligado a la laicidad y necesitan ambas de su complementariedad para avanzar     en los derechos humanos, ya que como bien sabemos los mayores obstáculos para la igualdad entre hombres y mujeres los han creado las religiones a lo largo de la historia de la humanidad.

La antropóloga Gerda Lerner, destaca la relación directa entre la plena instauración del patriarcado y la creación de las religiones monoteístas en Europa y Asia fundamentalmente. En nuestro ámbito geográfico concretamente se reproduce la cultura patriarcal a través de los siglos con la influencia clara de la Iglesia Católica.

Recordemos “El manual de la perfecta casada” de Fray Luis de León o las observaciones de Calvino que coloca a la mujer al servicio del hombre. Así comprobamos que la cultura patriarcal se ha fortalecido a través de las religiones y de los gobiernos conservadores que tienen en la religión un importante apoyo. Podríamos hacer referencia a grandes filósofos, políticos y científicos reconocidos que han explicado y justificado la debilidad de la mujer frente al hombre en todos los ámbitos personales y sociales.

He aquí porque el laicismo y el feminismo son aliados en la conquista de la libertad del ser humano en todas las facetas de la vida. Desde las cátedras de ciencia y filosofía ya se abierto y conseguido demostrar que no importa el sexo al que se pertenece para desarrollar conocimientos y habilidades iguales.

El laicismo apuesta por la separación de la Iglesia y el Estado cómo modo de asegurar la libertad de las personas a elegir libremente y ser respetadas y representadas por las instituciones en igualdad. Ya que es de los estamentos sociales el más reticente a esa igualdad, de hecho la mayoría de las religiones son dirigidas exclusivamente por varones.

Exigir la separación de Iglesia y Estado es vital para la defensa de igualdad que debe darse entre hombres y mujeres pilar indiscutible de la lucha feminista, y que refuerza la idea de que ninguna convicción particular, de una u otra creencia se puede sostener como argumento contra los Derechos Humanos universalmente admitidos.

Nadie puede pensar que una sociedad puede ser feminista sin ser laica, no hay cumplimiento de los Derechos Humanos si nos dejamos fuera a la mitad de la población.

Una sociedad libre debe abarcar a toda su población sin distinción de etnia, creencia o sexo, las mujeres y los hombres hemos luchado durante siglos para conseguir que esta sociedad del siglo XXI ofrezca garantías de igualdad en todas las facetas de nuestra vida, y esto es lo que revindicamos todos los días pero especialmente lo hacemos visible en el día Internacional de la Mujer en cada 8 de marzo.

Nélida Otin Zamora

Vicepresidenta del MHUEL.

Total
6
Shares
Artículos relacionados
Total
6
Share