Fapar: “esta legislatura será recordada por el desmantelamiento de la Escuela Pública”

En el Balance de legislatura realizado por Fapar se destaca que “pese a que se ha repetido constantemente que la Educación era una línea roja”, el Gobierno de Aragón “la ha traspasado con frecuencia y lo ha hecho especialmente en la Escuela Pública. En cuatro años de gobierno del PP-PAR nos encontramos con casi un 14% de recorte acumulado en el Departamento de Educación, Universidad, Cultura y Deporte”.

“Es evidente que estos recortes han afectado a la calidad educativa y que han supuesto una carga económica a las familias que ha incrementado las desigualdades rompiendo con la equidad y afectando de forma especial a las familias más vulnerables”, denuncian desde Fapar.

Entre las cuestiones más polémicas desde Fapar destacan que los libros “como una herramienta de trabajo para el alumnado” han soportado recortes desde el inicio de la legislatura. También que el servicio del comedor, “educativo y conciliador, tan demandado por las familias ha sufrido diferentes vaivenes”, pasando por aumentos del precio del menú, supresión de convenios, o las ayudas de comedor recurridas judicialmente.

Otro de los aspectos que se destaca en el balance es el transporte escolar, donde las modificaciones y recortes del PP-PAR han dejado “sin el derecho al transporte y al comedor gratuito a quienes vivan a más de cuatro kilómetros del centro escolar”, o el Programa de Apertura de centros que inició su andadura hace más de una década con la finalidad de contribuir a complementar la formación del alumnado, de ayudar en la conciliación de la vida laboral y familiar de padres y madres y, fundamentalmente de abrir los centros como espacios públicos a la comunidad educativa fuera del horario lectivo, fomentando la participación de alumnado y familias en la vida de los centros educativos, y que ha visto considerablemente reducida su financiación.

En sus conclusiones Fapar afirma confiar “en que el futuro de la Escuela Pública es más esperanzador de lo que estos cuatro años han evidenciado”, y recuerdan algunos de sus objetivos: la escolarización gratuita de 0 a 18 años en la red pública aragonesa de quienes lo deseen. La plena gratuidad de la enseñanza en los niveles obligatorios, comedor, transporte y actividades complementarias y extraescolares, los libros y el material escolar, y los servicios de comedor y transporte. Una escuela participativa con intervención de toda la comunidad educativa. Educación humanista, científica y emocional, de calidad, que forme en el respeto a los derechos y libertades fundamentales. Una escuela laica alejada de cualquier tipo de adoctrinamiento. Una escuela alegre, divertida, moderna e intercultural.

Como conclusión Fapar reitera su apuesta clara por la escuela rural y de pequeños núcleos urbanos. Y propone la escolarización en general y la escolarización equilibrada en particular, con normativa específica y porcentajes de distribución, reserva de plazas todo el curso, discriminación positiva de centros, retirada de conciertos si hay descenso demográfico, nueva zonificación en Zaragoza y revisión de la normativa actual de admisión. Para la disminución del fracaso escolar propone una revisión del currículo y la metodología, ratios más bajas, profesorado necesario, suficiente y con cualificación adecuada, formación común hasta los 16 años, programas de bilingüismo y nuevas tecnologías de calidad, generalización de Programas de Atención a la Diversidad a todos los centros, garantía de una evaluación continua real, programas de repaso generalizado en todos los centros por las tardes y una revisión del actual sistema de tutorías.

Entre sus propuestas también destacan la necesidad de un impulso real a la participación de las familias, en materia de convivencia la derogación de la Ley de Autoridad del Profesorado, que la autonomía de los centros no suponga diferencias entre unos y otros. Y concluye afirmando que “los tiempos, el calendario y la jornada escolar, deben seguir siendo competencia de la administración que debe velar porque éstos contribuyan al éxito del alumnado”, y reivindicamos una Escuela laica “porque las enseñanzas de cualquier religión forman parte del ámbito privado y deben quedar fuera del horario lectivo”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...