Fampa Valencia también pide una escuela pública, laica, sin religión confesional ni concertación, democrática y de calidad

La Federación de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de la provincia de Valencia (Fampa-València) ha reclamado hoy, en un acto celebrado en el CEIP Carles Salvador bajo el lema “Escola pública, eduquem per transformar”, que se defienda “el derecho a la educación pública, sin concertación, democrática y de calidad”.

El presidente de Fampa-València, Màrius Fullana, ha explicado los principales objetivos de las madres y padres de alumnos de escuela pública para el próximo curso y ha destacado el trabajo conjunto con la Confederación Gonzalo Anaya para defender “el derecho a la educación pública”.

En esta presentación, además del presidente de Fampa-València, han estado presentes la directora del CEIP Carles Salvador, Raquel Talón, y la presidenta del AMPA, Carolina Baile.

La federación ha destacado la necesidad de “un nuevo sistema educativo totalmente público, de calidad, gratuito, laico, coeducativo, inclusivo y en valenciano“, en el que “sea una realidad la participación de las familias en la gestión educativa” y en los organismos institucionales.

Asimismo, ha considerado una “prioridad” la inversión educativa en infraestructuras e instalaciones adecuadas, y ha pedido a la Administración que “acabe urgentemente con los barracones y retire el fibrocemento en todos los centros”.

También han reclamado “garantías sobre la capacitación del profesorado en la enseñanza lingüística” de toda la Comunitat y que se cubran “cuanto más pronto mejor” las bajas.

Fampa-València ha subrayado que “continúa oponiéndose enérgicamente a la Lomce y exige su derogación“, ya que considera que es una ley que “no tiene consenso social y no garantiza la igualdad de oportunidades”.

Desde la federación han exigido que no se concierte ninguna unidad a la escuela privada mientras haya “muchas necesidades” en la pública, que “ha de ser la prioridad para la Administración”, ya que es “el único sistema educativo que garantiza la igualdad de oportunidades y una educación integral” de “personas que luchan por una sociedad mejor”.

En cuanto a la religión, han remarcado que no se tiene que incluir como asignatura en el currículum, “más allá de que puntúe o no para la nota media del curso”, lo que implica también que los centros educativos estén “libres de simbología religiosa a nivel institucional”.

Por su parte, la presidenta del AMPA del CEIP Carles Salvador, Carolina Baile, ha afirmado que todos sus esfuerzos “están destinados a reivindicar que el plan Edificant sea una realidad cuanto antes mejor”, porque su centro “también lo necesita”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...