Exigen mujeres a la Iglesia respeto total al Estado laico

Declaran en el Hemiciclo a Juárez la independencia de sus cuerpos

Sor Juana Inés de la Cruz, Josefa Ortiz de Domínguez, Frida Kahlo, La Matria y una luchadora independentista, proclamaron ayer el Acta de la Independencia, para reivindicar la soberanía de los cuerpos de las mujeres y su independencia con respecto a prejuicios y visiones machistas.

El acta, impresa en una monumental manta colocada en el Hemiciclo a Juárez, exige, al igual que el Plan de Iguala, tres garantías: El respeto irrestricto por parte de la Iglesia católica a la laicidad del Estado; la soberanía de los cuerpos femeninos, y la independencia de género, respecto a quienes con visiones machistas toman decisiones irresponsables y discriminatorias en políticas públicas desde los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

En un performance, en el contexto del Día por la despenalización del aborto en América Latina y el Caribe, decenas de mujeres del país agrupadas en la Red por los derechos sexuales y reproductivos (Deser) y la Alianza nacional por el derecho a decidir (Andar), firmaron el acta y se manifestaron contra la opresión que en pleno siglo XXI restringe el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos.

Por ello, en la proclama de independencia advirtieron: Somos libres para constituirnos del modo que nos convenga y, como tal, declaramos hoy la vigencia de un movimiento por la independencia de nuestras vidas, de nuestros cuerpos, así como nuestra rebeldía contra el yugo de la inequidad y la opresión social que todavía padecen millones de mujeres mexicanas desde su más tierna niñez.

En conmemoración del 28 de septiembre de 1821, cuando el Acta de Independencia de México declaró a nuestro país soberano e independiente de la Nueva España, las integrantes de la Red advirtieron que son pocos los motivos para festejar el bicentenario, debido a que persiste la opresión, en particular sobre las mujeres; la pobreza que afecta a 50 millones de mexicanos y mexicanas, y persiste la injusticia social.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...