Evangélicos filipinos piden al presidente Duterte respeto tras sus declaraciones sobre creencias religiosas

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha iniciado una guerra dialéctica contra el cristianismo en su pais, más que contra Dios. Un curioso caso de desencuentro con el electorado, si se tiene en cuenta que el 91% de la población en el archipiélago se declara cristiana, la gran mayoría católica.

Recientemente, Duterte se preguntaba públicamente “¿quién es ese Dios estúpido?”, asegurando después que “crea algo perfecto y luego piensa un evento que destruirá la calidad de su trabajo”, y preguntándose de nuevo al fin que “¿cómo se puede racionalizar un Dios así?”. Además, el presidente de Filipinas también se ha mostrado indignado ante la idea del pecado original. “Ahora todos nacemos con el pecado original. Incluso en el vientre se ha pecado. ¿Qué tipo de religión es esa?”, ha manifestado.

Las declaraciones han provocado una oleada de respuestas a lo largo del país. Las más sonadas, y de la mayoría, han sido de parte de los representantes católicos, como el obispo Arturo Bastes que ha llamado a sus feligreses a rezar para que las “declaraciones blasfemas (de Duterte) y sus tendencias dictatoriales lleguen a su fin”.

Lejos de dar por zanjada la discusión, el presidente filipino ha añadido que “si alguno de ustedes, los ruidosos, dijera que ha estado en el cielo, que ha hablado con Dios, que lo vio personalmente, y que él existe, yo renunciaré a la presidencia esta misma noche. Sólo necesito un testigo que diga: esos tontos de la iglesia me ordenaron ir al cielo y hablar con Dios, y realmente existe. Tenemos una foto juntos y me traje un selfie con él”.

ENTIDADES EVANGÉLICAS AFIRMAN SENTIRSE OFENDIDAS Y PIDEN RESPETO
Según Joshua Project, poco más del 12% de la población afirma ser cristiana evangélica. Diferentes entidades que representan a este sector de los filipinos han evitado seguir el tono de las declaraciones del presidente, aunque sí que han publicado comunicados lamentando la actitud del responsable político. “Utilizar las propias prerrogativas para atacar la fe, las creencias y las tradiciones de otro no sólo es discriminatorio e irrespetuoso, sino también un ejercicio descarado de poder contra la propia religión. Exhortamos al presidente, como jefe de Estado, a respetar las declaraciones de fe de otras iglesias”, ha manifestado el Consejo Nacional de Iglesias de Filipinas (NCCP, por sus siglas en inglés).

La entidad, que se declara como una comunidad ecuménica de iglesias protestantes y no católicas romanas, ha añadido “que Dios ilumine a nuestros líderes, especialmente a nuestro presidente y a todos en la autoridad civil. Que Dios continúe otorgándoles la gracia del discernimiento en todas las conversaciones”. Más afectado se muestran desde el Consejo de Iglesias Evangélicas de Filipinas (PCEC, por sus siglas en inglés), que han remarcado sentirse “inmensamente ofendidos por la declaración del presidente Rodrigo Duterte, sobre que Dios y las enseñanzas bíblicas de la creación son estúpidas”.

La institución considera “completamente inapropiado que el presidente de nuestra nación maldiga burlonamente al Dios de la fe cristiana, a quien veneran profundamente no solo la mayoría de los filipinos, sino también un gran número de personas de todo el mundo”. “El Preámbulo de la Constitución de 1987 incluso reconoce la confianza del pueblo filipino en la ayuda del Dios Todopoderoso”, señala. “Nuestra objeción al insulto religioso del presidente Duterte también se deriva de los principios democráticos de nuestro país. Por lo tanto, denunciamos el insulto a la religión de otra persona, lo que lamentablemente, el Presidente ha demostrado en varias ocasiones”, reitera el PCEC.

En este sentido, instan a Duterte “a que se abstenga de emitir declaraciones insultantes contra la fe cristiana”, a “mantener diálogo con los líderes de las diferentes tradiciones cristianas en el país” y a liderar “el fomento del respeto hacia las diferentes creencias religiosas”, apuntando lo peligrosas que pueden resultar declaraciones de ese tipo para la paz. “La historia nos enseña que la intolerancia religiosa puede llevar a la animosidad y al conflicto violento”. Y a los miembros de la consejo los llaman a “orar fervientemente por el presidente Duterte y su administración”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...