Evangélicos de Bolivia piden abrogación del artículo 88 del Código Penal por criminalizar a su labor pastoral

Las iglesias cristianas evangélicas de Bolivia manifestaron hoy su profundo rechazo a la redacción del artículo 88, numeral 11, del nuevo Código del Sistema Penal que según las iglesias atenta y viola los derechos de libertad y de conciencia y religión, y lo más grave aún –dicen- criminaliza la expresión y difusión de los mismos.

El numeral 11 del parágrafo primero del artículo 88, referido a la trata de personas, sanciona hasta con 12 años de cárcel a las personas que capten, transporten, trasladen, priven de libertad, acojan o reciban a personas para fines de reclutamiento en organizaciones religiosas o de culto.

Observan que el artículo que cuestionan atenta contra su labor «especialmente en la ayuda al necesitado y en la restauración de hogares disfuncionales; afecta además a su labor de captar, acoger y ayudar a personas presas en vicios tales como alcoholismo y la drogadicción”.

“Solicitamos al presidente Evo Morales Ayma y las autoridades de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) la derogación inmediata del citado artículo 88 que lleva a Bolivia y esto es lo más grave y lamentable a convertirse en el primer país latinoamericano persecutor de los derechos de libertad de conciencia y religión consagrados en la declaración universal de los derechos humanos, la declaración del pacto de San José de Costa Rica y nuestra propia Constitución Política del Estado (CPE)”, indicó Luis Jaime Cruz, directivo de la Asociación Nacional de Evangélicos de Bolivia, según un reporte de radio Fides Santa Cruz.

Las iglesias evangélicas declararon en emergencia nacional a los más de 2 millones y medio de bolivianos y bolivianas que profesan el cristianismo evangélico.

También denuncian ante los organizamos internacionales “la discriminación y persecución a la que está siendo sometida la población cristina evangélica de nuestro país con la promulgación de la figura de trata de blancas, las iglesias cristianas evangélicas en nuestros país son instituciones de bien que buscan la rehabilitación del ser humano, mejorar las condiciones morales, espirituales, ética sociales de la ciudadanía y se nos ha puesto en una ámbito de criminalizar el ejercicio del evangelio”.

Por otro lado en la ciudad de La Paz un grupo de pastores evangélicos llegaron a la Plaza Murillo para rechazar la norma y oraron por el bien del país

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...