Esta plaza es de la Iglesia

El Arzobispado alega ‘motivos históricos’ para no ceder la propiedad de la plaza de la Iglesia de Campanar al Ayuntamiento de Valencia

El Arzobispado la ganó en los tribunales en 2003 y desde entonces la plaza de la Iglesia del barrio valenciano de Campanar no consta entre las propiedades del Ayuntamiento de Valencia. Su legítimo dueño, la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Misericordia, ha alegado «motivos históricos» para no ceder ante la última tentativa del consistorio para devolver el uso público a este emblemático espacio de Campanar. Ni tan siquiera el criticado convenio entre el Arzobispado y el Ayuntamiento recogido en la revisión del Plan General para regularizar el patrimonio de ambas instituciones ha conseguido desatascar este conflicto que ya las llevó a enfrentarse en los tribunales. Finalmente, estos terrenos no formarán parte del intercambio de parcelas que recoge el convenio.

Eso sí, el Ayuntamiento ha desistido de su intención de recuperar la plaza después de que el Arzobispado se comprometiera a garantizar «el uso público de la misma y a no autorizar el ejercicio al denominado derecho de expropiación rogada reconocido (…), es decir, que no llevará a cabo ninguna iniciativa tendente a hacer efectivo el derecho a exigir la expropiación de terrenos», según consta en la documentación.

Esta situación fue, precisamente, la que denunció ayer el concejal socialista Vicent Sarrià, quien aseguró que pese al compromiso del Arzobispado es esta institución la que regula los usos de la plaza y podría incluso vetar alguna actividad que se solicitase. Y es que, la titularidad privada confiere poderes a la Iglesia para decidir qué se puede hacer en la plaza y qué no, ya que el intercambio de parcelas que recoge el convenio ha dejado finalmente fuera este terreno pese a su uso público.

Según explicó el edil socialista, la cláusula octava del nuevo convenio de colaboración entre al Ayuntamiento y el Arzobispado referente al solar de la Almoina, que está expuesto al público y que se incorpora en la revisión del PGOU, «no incorpora en la permuta de propiedades el solar de la plaza de la Iglesia de Campanar, a pesar de que se reconoce que podría ser objeto de regularización para que la titularidad pasara a propiedad municipal, dado el uso público de los terrenos, a lo que se ha negado el Arzobispado alegando motivos históricos para mantenerla en propiedad».

De esta manera, Sarrià señaló que el Arzobispado «pretende conseguir con el convenio una permuta excesivamente generosa, ya que recibe cuatro parcelas públicas donde ha construido iglesias a cambio del solar de la Almoina, con unas valoraciones económicas realizadas sin una tasación independiente que al menos perjudica a las arcas municipales en 11 millones de euros». Así, el Arzobispado mantiene la plaza de Campanar, sobre lo que podría incluso llegar a restringir determinados usos públicos, y que puede utilizar en un futuro para una nueva permuta de terrenos.

ALEGACIONES CONTRA EL CONVENIO DE LA ALMOINA

El convenio entre el Ayuntamiento de Valencia y el Arzobispado de Valencia para regularizar la situación patrimonial de ambas instituciones (ambas tienen parcelas en propiedad cedidas) ha provocado que el grupo municipal socialista presente alegaciones al documento. El concejal socialista Vicent Sarrià, que presentó en nombre del PSPV un documento de alegaciones, consideró que el convenio «debe retirarse para modificar las valoraciones con una tasación independiente y que el Ayuntamiento defienda su patrimonio que en definitiva es el de todos los ciudadanos». «Hay margen económico suficiente haciendo unas valoraciones justas», manifestó Sarrià. Por su parte, desde el Ayuntamiento se justifica este documento por la propiedad de la plaza de la Almoina, que pasaría finalmente a manos del consistorio.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...