Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

Eslava Galán: «Supongo que la izquierda estará de acuerdo en que es mejor pertenecer a occidente que al mundo islámico»

Entrevista con el famoso historiador Juan Eslava Galán que presenta ‘La Reconquista contada para escépticos’.

Juan Eslava Galán (Jaén, 1948) se ha atrevido con el descubrimiento de América, con los nazis, con la Guerra Civil española y ahora con La Reconquista, uno de los periodos históricos más controvertidos y más de actualidad ahora en España.

Con La Reconquista contada para escépticos (Ed. Planeta), el autor pone el foco en un periodo histórico —del 722 a 1492— ensalzado por la derecha y por la extrema derecha y denostado por la izquierda por su exaltación durante el franquismo.

El libro es controvertido porque hasta el término Reconquista está en entredicho por algunos autores “progres”, según Eslava Galán, que defiende que “por supuesto” que hubo Reconquista.

El autor recibe a El HuffPost en un céntrico hotel de Madrid en un día todavía caluroso de octubre donde los sillones son endiabladamente pesados. Sin pelos en la lengua y con ese tono ácido que usa en sus libros, Eslava Galán responde a todo y a todos.

Libro 'La Reconquista contada para escépticos' de Juan Eslava Galán.
Libro ‘La Reconquista contada para escépticos’ de Juan Eslava Galán.

– ¿Por qué ha elegido un término como Reconquista para el título del libro? Es un término que está ahora en entredicho.

Algunas personas progres lo ponen en entredicho pero realmente existió La Reconquista. Yo ni si quiera defiendo el término, simplemente hago que hablen los reyes que lo hicieron. No utilizan la palabra reconquista porque esa palabra la usamos desde el siglo XIX. El concepto Reconquista lo tienen claro todos ellos. Alfonso II en 1887 dice “los cristianos afrontan batallas con los moros día y noche hasta que dios quiera que sean expulsados de aquí”, está claro el concepto, ¿no?

– ¿Por qué cree que hay tantos problemas con este término? Hay autores extranjeros que parece que no tienen este problema.

Claro que no. Está en entredicho porque Franco incidió en ella. Franco quería hacernos creer que la Guerra Civil había sido una reconquista. Cristianos luchando contra los sin dios. Hizo el paralelo de que esto había sido una cruzada, la Iglesia lo bendijo como cruzada. Entonces debido al antifranquismo, que me parece muy bien, han mezclado las churras con las merinas. ¿Hubo Reconquista? Por supuesto que la hubo.

– Dice que no fue difícil para los musulmanes conquistar España.

Fue fácil. En un par de años la conquistaron virtualmente toda ¿por qué? El estado visigodo estaba sufriendo una crisis tremenda. Había una guerra civil y por otra parte la población hispano-romana, que estaba sometida a los Godos, estaba harta de los abusos y de los impuestos.

– Duró 800 años, se hizo un poco larga La Reconquista.

Hay motivos más complejos. Los reinos cristianos son muy débiles en el norte entonces se tienen que organizar poco a poco y bajando hacia el sur. Muchas veces están más tiempo peleando entre ellos que contra los moros. Por otra parte, los moros cuando están más débiles reciben refuerzos del norte de África: los almorávides, los almohades, los benimedines. Vienen del norte de África y refuerzan considerablemente, cuando el islam español está en decandencia.

– ¿Qué tipo de gente llega a la península en esa época?

Casi todos eran musulmanes recientemente convertidos que venían del norte de África. La parte más importante de la tropa que invadió eran moros. Moros no es una palabra ofensiva.

“El concepto España aplicado a lo que es la península, incluido Portugal, existe desde la época de los romanos que lo llaman Hispania””

– Eso le iba a decir, en el libro dice “moros” de forma habitual.

Claro. Tú imagínate de lo ridículo que sería que habláramos ahora de la fiesta de musulmanes y cristianos. Fiesta de moros y cristianos. Moros es la palabra que hemos usado durante toda La Reconquista. Una palabra que significa habitante del norte de África. No es nada insultante. Además de esta gente venían una minoría de árabes que ocupaban los puestos principales y cuando se repartió la tierra de España se quedaron con las mejores tierras y le dieron a los moros, a los del norte de África recientemente convertidos, las peores. Por eso hubo una guerra civil entre ellos.

– Se habla mucho ahora de la convivencia entre diversas culturas durante esa época.

Nunca hubo convivencia, siempre hubo coexistencia, que es distinto. Cuando los moros eran más poderosos abusaban de los cristianos y de los judíos. Cuando los cristianos eran más poderosos abusaban de los moros y de los judíos.

– ¿Qué importancia tiene este periodo en la historia de lo que hoy es España?

Es importante porque es parte de nuestra historia. El hecho de que se hiciera una sociedad guerrera, que es lo que hicieron los cristianos. Los cristianos debido a las circunstancias hicieron una sociedad enfocada hacia la guerra. Eso tuvo consecuencias. Cuando se acabó La Reconquista, con la caída de Granada, que fue el mismo año, se descubre América. De algún modo ese ímpetu guerrero lo exportamos a la conquista de América.

– ¿Se puede decir entonces que la España actual es heredera de los visigodos?

No. Esto ha cambiado mucho desde entonces. Los visigodos han heredado del imperio romano el concepto de que la península es una unidad. Esa unidad en algún momento de la historia se llamará España. Ahora está de moda decir que España como tal solo existe a partir del siglo XVIII y, efectivamente, las instituciones que conforman un estado completamente desarrollado solo las tenemos a partir del XVIII. Del mismo modo, Italia y Alemania se forman como Estado en el XIX. Esto no es nada sorprendente. El concepto España aplicado a lo que es la península, incluido Portugal, existe desde la época de los romanos que lo llaman Hispania. Los bizantinos Spania y de ahí viene España. En la Edad Media a cada momento están hablando de España. En ese concepto no refiriéndose a una nación o un Estado, refiriéndose a un concepto geográfico que nos engloba todo. Entonces es una palabra estupenda que se rechaza ahora porque también parece franquista, en absoluto.

– ¿Por qué cree que se ensalza tanto este hecho histórico como nuestro pasado y no los ocho siglos musulmanes, la Hispania romana o los íberos?

Porque tiene menos contextualización y tiene menos que hablar. La arqueología la está desenterrando. La romana por supuesto, somos descendientes directos de Roma. Hablamos español que es un derivado del latín y nuestras instituciones tienen su raíces en Roma: el derecho romano forma nuestro derecho. Descendemos de Roma y a mucha honra.

No podemos reivindicar con la misma fuerza a los musulmanes porque fue una religión y una cultura absolutamente extraña a la que es la de occidente cristiana que es en la que nosotros estamos inmersos. Somos cristianos, culturalmente al menos. Estamos más vinculados a esa parte que a la otra. Por otra parte, es interesante que estemos más vinculados a esa parte que a la otra. Si no hubiera habido Reconquista esto seguiría siendo Al-Andalus. Si esto fuese Al-Andalus seríamos musulmanes. Si fuésemos musulmanes la mitad de la población sería de segunda categoría, las mujeres, y estaríamos sometidos a ese tipo de sociedad que existe en los países musulmanes. Con todos los respetos hacia ellos, es mucho mejor pertenecer a Europa que al mundo islámico. Eso poca gente lo puede discutir.

– ¿Por qué cree que este periodo histórico despierta tanta fascinación en la derecha y la extrema derecha?

La izquierda o los liberales van abandonando parcelas de la historia que ocupa automáticamente la derecha. Esto es una historia común que nos pertenece a todos, tanto los que se consideran de izquierda como los de derechas. La izquierda debería reivindicar nuestra historia en todos sus capítulos. Gracias a La Reconquista somos occidentales. Supongo yo que la izquierda estará también de acuerdo en que es mejor pertenecer a occidente, con todos los defectos que tenga occidente, que pertenecer al mundo islámico.

“La izquierda debería reivindicar nuestra historia en todos sus capítulos””

– ¿Qué elementos hacen que este periodo sea tan atractivo para la derecha?

Sencillamente, por una parte, que lo haya abandonado la izquierda. Ha abandonado el territorio a la derecha. Por otra parte, hay una reivindicación de España con las tradiciones cristianas en La Reconquista: Don Pelayo, Covadonga, Santiago, todo eso, pues claro, resulta atractivo para la derecha. Pero como digo debería resultar igualmente para la izquierda.

– ¿Cree que el Franquismo también ayudó a ensalzar el periodo histórico?

Absolutamente. ¿Por qué la ensalzaba? Porque la iglesia declaró que el levantamiento de Franco, que fue un Golpe de Estado seguido de una guerra, era una Cruzada, lo mismo que La Reconquista fue una Cruzada. Una Cruzada es una conquista religiosa y militar de los cristianos contra los musulmanes. Franco era la nueva cruzada contra los sin dios, contra los marxistas, se ensalzaba la figura del Cid, todo esto que ahora desgraciadamente la progresía izquierdista lo está rechazando como si no fuera parte de su patrimonio cultural, que lo es.

– Me comentaba un amigo profesor de Historia que la izquierda y algunos docentes ensalzan lo musulmán por encima de lo cristiano para contrarrestarlo cuando la escuela debería ser un espacio laico.

Un pequeño detalle. En muchas escuelas se han suprimido los crucifijos. La escuela tiene que ser laica, vale, sí, pero estamos pagándole a profesores musulmanes para que den clase a alumnos musulmanes. Entonces en qué quedamos, ¿somos o no somos laicos?

Siempre ensalzan a lo musulmán, eso viene del romanticismo, la valoración extraordinaria de lo musulmán. Eran gente culta, gente tal, frente a los bárbaros que eran los cristianos. Uno de los detalles que explico en libro. Cuando los musulmanes españoles ocupan el máximo desarrollo cultural es en la épica de Abderramán III, tiene poder Córdoba, hacen Medina Azahara, el súmmum de la cultura. Pues Abderramán III una esclava de su harén que le hace la cobra cuando va a besarla hace que le deformen la cara quemándosela. Veamos también las costumbres, ¿no?

Eslava Galán posando delante de una estantería.
Eslava Galán posando delante de una estantería.

– Este amigo profesor me dice que ve algo similar en la izquierda española. Hay un rechazo por la Semana Santa y luego felicitan el Ramadán.

La incoherencia. Yo personalmente soy agnóstico. Creo que el Estado debe ser laico, pero existen esas incoherencias. Por muchas vueltas que le demos pertenecemos a la civilización cristiana occidental. Cristiano no quiere decir que nos tengamos que someter a la iglesia católica, quiere decir que tenemos un pasado enraizado en la religión católica, en el cristianismo, eso hay que valorarlo aunque tú no pertenezcas, no quieras pertenecer o seas laico. Para atacar a ese pasado ensalzan el islam. Esta civilización cristiana occidental que es Europa tuvo un siglo XVII en el que desligó pecado de delito, en el Siglo de las Luces. En el islam nunca se ha desligado pecado de delito, el pecado sigue unido al delito. En los países árabes castigan cosas que tienen que ver con la religión las castiga el Estado. No adoptemos ahora costumbres que vienen del islam. Son países que no pueden progresar. Si el 50% de la población, que son las mujeres, son ciudadanos de segunda categoría, ese país nunca podrá progresar. La cosa está clara ¿no? Es mejor pertenecer a esta civilización que a la otra. Tenemos que valorar La Reconquista, si no hubiese habido Reconquista ahora estas tierras pertenecerían al islam y seríamos una sociedad islámica.

– ¿Cómo cree que se debería abordar este periodo histórico en las escuelas?

Lo primero que hay que hacer es no empezar la historia de España por 1812, por la primera Constitución, hay que enseñar la España prerromana, la romana, la visigoda, La Reconquista, el imperio español, importantísimo, incluso a nivel de historia universal. Todo eso hay que enseñarlo. Alguien tiene que conocer el pasado, hay que enseñarlo, no es franquista. Parece que la izquierda está abjurando de nuestra historia por considerarla franquista con lo cual lo dejan todo en manos de la derecha, lo mismo que con la bandera española, que parece que es sospechosa. La bandera no es ni de izquierda ni de derechas, es la bandera del país, que la tenemos desde el siglo XVIII. Si tú no usas esa bandera y se la dejas a la derecha, la derecha la hace suya.

– Pero la derecha ha sacado la bandera, por ejemplo, en manifestaciones contra otros colectivos. Cuando se manifiestan contra el matrimonio LGTBI sacan la bandera de España.

Cualquier español tiene el perfecto derecho de usar la bandera española. Tú no le puedes achacar a alguien “es que van con la bandera española”, claro, son españoles. Lo que pasa es que eso se contrarresta con que en las manifestaciones izquierdistas hubiera banderas españolas porque son españoles. La bandera es de todos. Si la izquierda abandona la bandera pues la derecha la coge como cosa propia.

– Le mete mano a muchos nombres históricos que están ahora en la boca de partidos como Vox: el apóstol Santiago, el Cid. ¿Cómo de importante es para la historia de un país tener este tipo de referentes?

Las leyendas son muy respetables porque, entre otras cosas, tienen esa venerable antigüedad. El Cid es una figura que existió en la historia y además era admirable. Era un hombre que se buscaba la vida con arreglo a las costumbres de la época: primero fue fiel a su rey, se aparta del rey y tiene que ponerse a sueldo, como un mercenario, de los que le pueden pagar y los que le pueden pagar son los reyes moros de Zaragoza. Él no abjura, no deja de ser cristiano. Se tiene que buscar la vida y le tiene que dar de comer a su mesnada y en la última época de su vida se establece por cuenta propia y conquista Valencia. Admirable bajo todos los puntos de vista.

– Dice de El Cid que fue “mercenario a sueldo de los moros” y luego un “señor de la guerra”. ¿No tiene miedo de que algún ultra le diga que está manchando el nombre de El Cid?

En absoluto y si me lo dicen lo siento mucho, pero es así. En la historia es lo que ocurrió y era un mercenario, un señor de la guerra, por supuesto absolutamente respetable. Un hombre que tenía un gran sentido común y un gran director de tropas.

– ¿Cuál es el mayor bulo o mentira con la que se ha topado al investigar sobre La Reconquista?

Hay dos bulos importantes. Primero el ensalzamiento acrítico de la civilización musulmana. Tienen grandes logros culturales pero también tienen sombras. Desde la época romántica, no por culpa de los españoles sino de los viajeros extranjeros que venían a encontrar oriente aquí. La Alhambra, La Mezquita, todo eso lo idealizaron. Son grandes monumentos pero esas sociedades no eran perfectas.

Por otro lado está el bulo de que los cristianos eran unos bestiajos que no tenían cultura ninguna. Los cristianos tienen el Camino de Santiago por donde entra toda la cultura europea medieval, se hacen las grandes catedrales, Burgos, León, en la época más antigua de La Reconquista se hace el románico este ramillense. Hay cultura. Hay universidades, hay estudios, hay monasterios. Hay cultura muy distinta en una parte y en otra. No hay porque ensalzar la una y rebajar la otra.

– Me hablaba antes de las fiestas de Moros y Cristianos. ¿Cree que estas fiestas tienen futuro?

Es una cuestión folclórica. Un festejo que no le hace daño a nadie, que es una cosa vistosa, que se ponen uniformes, músicas. Eso es folclore popular, perfectamente bien.

Total
16
Shares
Artículos relacionados
Total
16
Share