Enfermos e insensatos

Un notable de la curia romana, el cardenal colombiano Alfonso López Trujillo, carga contra las formas «patológicas» de familia y elogia a Bush

El presidente del Consejo Pontificio para la Familia, el cardenal colombiano Alfonso López Trujillo, de 69 años, cree que la voluntad de equiparar las uniones gays al "matrimonio natural" manifestada por el Gobierno español es "una patología" que manifiestan "muy pocos pueblos, unos pocos parlamentos", que "proyectan sus deseos de carácter político y peregrino" sin consultar a las familias, a la sociedad a la que dicen servir. Justo lo contrario de lo que ha hecho George Bush en EEUU que "ha oído" a la gente, "se ha alarmado y ha impuesto una voluntad más coherente contra las tesis avasallantes" que pretendían poner en jaque a la familia única.
   López Trujillo, uno de los hombres fuertes de la curia romana, al que Juan Pablo II impuso el birrete cardenalicio en 1983 y los vaticanistas sitúan como uno de los aspirantes latinoamericanos a ocupar el sitial del Papa, considera igualmente que los Estados cometen "una insensatez" cuando acuden en auxilio de las uniones de hecho entre un hombre y mujer "para tratarlos como si fueran un matrimonio". Y así se lo hizo saber al centenar de sacerdotes que ayer acudieron a escucharle a la finca de Castelldaura, en Premià de Dalt (Maresme), donde el Opus Dei organiza anualmente unas jornadas de reflexión.
    Para el alto dignatario del Vaticano el problema reside en "la confusión conceptual" imperante, donde las palabras "no significan lo que deben significar". A su juicio, familia no hay más que una, en singular, la que evoca el matrimonio comprometido, estable, con hijos, lo otro es "moneda falsa, como hicieron muy bien en decir los obispos españoles hace poco". La familia es "patrimonio de la humanidad", un feudo soberano, "fruto de la sabiduría y la experiencia de los pueblos", sobre la que el legislador no tiene derechos. Si se abre el matrimonio a los gays, "¿por qué no a otras posibilidades, a la poligamia?" López Trujillo es tajante: "todo está en manos de la arbitrariedad".
Invierno demográfico
   El cardenal sostiene que la base de la sociedad está en peligro y que ello concierne a creyentes y no creyentes. Y que la situación actual hace que "las familias puedan sentirse acorraladas, acosadas ante el desarrollo de su misión" procreadora. La UE, España mismo, están "en bancarrota demográfica", según el purpurado. "¿Europa subsistirá como tal? ¿O el desmantelamiento está ya muy avanzado", se preguntó, apocalíptico.
   Lo ocurrido con la familia, que "se presenta como un avance de la modernidad", para el cardenal es "hacerse el haraquiri social". ¿Por cuánto tiempo? El príncipe de la Iglesia católica vaticina que el desorden será efímero. "La reacción vendrá de las familias, más pronto que tarde, cuando vean el efecto de la crisis sobre sus hijos". La curia siempre cree que su mirada es más honda.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...