«En EEUU llevan velo las hijas de la élite porque ya se ven integradas»

La fusión de lo secular y lo cristiano en Europa hace problemático el proceso de incorporación de las minorías religiosas. Este sociólogo cree que la fiebre prohibicionista esconde una falsa democracia, creer que somos «tan tolerantes y lib

José Vicente Casanova, catedrático de Sociología del Departamento de Sociología y Antropología de la Georgetown University y responsable del programa sobre Globalización, Religión y Secularidad del Berkley Center y uno de los más reconocidos expertos mundiales en sociología de las religiones, impartió ayer la conferencia titulada Lo secular, las secularizaciones y los secularismos, invitado por la Cátedra Unesco de la UPNA.

Creíamos que todos los estados europeos eran laicos, neutrales…
No es cierto. O son laicistas de una ideología antirreligiosa o todavía están muy ligados a fundamentos cristianos. Todos los países europeos tienen problemas de integrar las minorías religiosas porque no existen estados puramente seculares para organizar el pluralismo religioso. En Suecia está apareciendo un movimiento fuertemente antinmigrante, en Holanda había modelos locales que funcionaban muy bien hasta que fueron politizados…

¿Consideramos el islam como una religión retrógrada?
Decimos que el islam es una religión fundamentalmente antimoderna, esencialista, no democrática, patriarcal y que es difícil incorporar a sociedades como la nuestra. El problema es que la xenofobia se legitima desde el punto de vista de principios liberales y de tolerancia, lo que lo hace más peligroso… Si fueran tan liberales como nosotros los toleraríamos… Son ellos los que tienen que cambiar. El discurso que hacemos sobre el musulmán es el mismo que tenían las sociedades protestantes en el XIX sobre los católicos. Si no llevaran los niños a la escuela, no cumplieran unas pautas de orden público, no aprendieran el idioma, entonces sí sería un problema.

¿Se crean problemas de convivencia donde no los hay?
Cuando el Estado hace una ley para prohibir que las niñas vayan a la escuela con el velo crean el problema donde no existe. Cuando hay un problema, las soluciones tienen que ser locales, entre individuos y líderes de ambas comunidades. Lo más difícil es cuando existe una mayoría homogénea y minorías pequeñas. Es la diferencia con Estados Unidos, donde la mayoría es tan plural, plurirracial y religiosa que incorporar a las minorías no es problema.

Francia ha prohibido el velo integral en espacios públicos y varios ayuntamientos del Estado también. ¿Miedo al avance del credo musulmán? Tenemos estudios antropológicos que nos dicen que el velo es una forma de dar entrada a la mujer en la esfera pública. Es un fenómeno moderno. En Estados Unidos no existe ese problema, se comprende que cada individuo tiene derecho a vestir y expresarse como quiera. Hace 20 años, la desnudez era un problema social y ahora lo es el hecho de cubrirse. Hace cien años el islam era el harem inmoral y el libertinaje sexual. Antes éramos los puritanos y ahora los libertinos. Además, los grupos religiosas aceptan mucho más a los musulmanes que los seculares…

¿El burka no atenta contra la dignidad de la mujer?
Es muy sospechoso cuando de repente las mayorías sienten ese enfado por la inmoralidad. Me sorprende que cuando ha habido tan poco interés por los derechos de la mujer ahora se conviertan en feministas antimusulmanes. Y Estados como el francés, donde en realidad la igualdad tanto a nivel político como económico no existe, se presenta el laicismo como una solución.

La democracia son las mayorías…
La democracia se convierte en la tiranía de la mayoría si no hay liberalismo que proteja las libertades de las minorías. Holanda hasta hace diez años parecía un modelo prometedor pero últimamente ha habido un rechazo xenofóbico que no viene por la derecha. La nueva xenofobia europea no viene de la extrema derecha sino de grupos liberales, feministas y homosexuales para defender las nuevas libertades morales frente a los intolerantes.

¿De dónde viene el miedo?
La islamofobia no ha llegado a Estados Unidos con los ataques del 11-S sino ahora con el proyecto para construir una mezquita frente a las Torres Gemelas y ha sido politizado por la derecha republicana. En Estados Unidos no llevan el velo las madres musulmanas sino la segunda generación, que son la élite educativa y profesional del país, la que no tiene ningún problema de integración. Y precisamente lo hacen porque ven que hay esa seguridad, que sus padres ya se han acomodado a la sociedad americana. A veces se echa la culpa de la integración al islam de la falta de integración cuando muchas veces es la falta de oportunidades, de trabajo, de educación…

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...