En Buenos Aires todavía funciona una cárcel confesional evangélica

La única cárcel evangélica tiene los días contados, se quejan los evangélicos bonaerenses

Aunque pueda resultar chocante, nos llegan noticias de  Buenos Aires, donde la reforma del servicio penitenciario va a eliminar una prisión confesional.

No se trata sólo de la existencia de capellanes, sino de que una confesión religiosa administra una institución penitenciaria. Los derehos humanos prohiben la discriminación por razón de nacimiento, sexo, religión,… algo que aquí no parecen tener en cuenta al mantener instituciones penitenciarias confesionales.


La cárcel “Cristo la única esperanza” que funciona en la localidad bonaerense de Lisandro Olmos podría quedar reducida a tan sólo un buen recuerdo si el Gobierno provincial comienza a aplicar la reestructuración del Servicio Penitenciario Bonaerense que impulsa el ministro de Justicia, Ricardo Casal. La medida prevé que los presos procesados y los penados sean alojados en distintas cárceles. La resolución 1938 del Ministerio de Justicia del 26 de octubre pasado establece en su artículo cuatro que la Unidad 25 de Olmos albergue a presos mayores de 60 y de 70 años, lo que implica que los actuales 250 internos –en su gran mayoría hombres que llegaron a la fe en Cristo por la predicación de pastores evangélicos- deberán ser trasladados a otros destinos, desarticulándose un penal único en el mundo. “La idea es muy buena y no creo que esté pensada en contra de los evangélicos”, admitió a Pulso Cristiano el pastor y suboficial mayor del Servicio Penitenciario provincial, Juan Zuccarelli. Pero en la práctica pondrá fin a un centro carcelario reconocido legalmente como “unidad cristiana evangélica” en tiempos del ex ministro Juan Pablo Cafiero, en 2003. En diálogo telefónico con Pulso Cristiano, Zuccarelli lamentó que “hagan una reestructuración y no nos tengan en cuenta”, al destacar que de los 20.000 internos que hay en las cárceles de la provincia de Buenos Aires, 9.500 se reconocen como cristianos evangélicos y son destinados a pabellones especiales. “Rogamos a los hermanos que nos acompañen en oración”, pidió. El artículo 4 del Anexo 1 dice textualmente: “Mayores de 60 años y valetudinarios. Las unidades carcelarias Nº 25 y 26 de Lisandro Olmos serán destinadas al alojamiento de mayores de 60 años y mayores de 70 años y valetudinarios respectivamente, provenientes preferentemente de los Departamentos Judiciales mencionados en el artículo 1º”.

Una cárcel sin asesinatos y sin violaciones

¿Qué es lo que hace tan particular la Unidad Penitenciaria 25?  En ese lugar, 250 presos y 30 guardias cárceles comparten el fervor de la palabra de Dios. A diferencia de las cárceles comunes, en esta no hay asesinatos ni violaciones sino que, al contrario, se respira un clima de paz y tranquilidad. Muchas cosas hacen a esta unidad muy especial. Todos los presos de la unidad cumplen con todos los actos de comunión cristiana: cantan, aplauden y oran muchas veces al día. La mayoría de los internos que llegan aquí son seleccionados de los pabellones religiosos de otras cárceles, pero algunos pocos llegan sin saber nada de religión. Este estilo de vida dio origen a “Unidad 25”, la película del director argentino Alejo Hoijman, estrenada en octubre de 2009. Es la historia de Simón Pedro, 18 años, quien está preso y es trasladado a la Unidad 25, la única cárcel-iglesia en América latina. Este largometraje documental de creación observacional ya obtuvo varios premios, entre ellos el del festival Bafici 2008. Más información e incluso un trailer sobre esta película pueden verse en la Edición 145 de Pulso Cristiano.

Carta para la presidenta Cristina Fernández y el gobernador Scioli

El consejo pastoral del partido bonaerense de Berazategui expresó su "preocupación por el destino de la Unidad Nº 25" a la presidenta Cristina Fernández y al gobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli. En una carta a ambos mandatarios cuya entrega se anunció al cierre de esta edición para el 4 de noviembre durante una visita conjunta a esta ciudad del sur del Gran Buenos Aires, los pastores señalaron "la profunda inquietud" que generó la medida "sobre el destino de los internos de la misma, ya que dicha unidad fue establecida como cárcel evangélica". En otro de sus párrafos, la carta explica: "Es un lugar que ha servido por años para la recuperación total de los internos que hay allí, habiéndose realizado en la misma un trabajo intenso que incluye más que el costo financiero en sí, el esfuerzo personal de quienes, con un fuerte llamado de Dios a sus vidas para esta labor, invirtieron su servicio en la atención y recuperación desinteresada de personas privadas de su libertad con un amplio y comprobado resultado". Destaca la misiva, que lleva la firma de los pastores Dimas Zapico y Rubén Klimczuk, presidente y vicepresidente respectivamente del consejo pastoral, que "a tal extremo" han llegado los resultados "que desde otros lugares, distantes a la Argentina, han venido a ver el trabajo y han copiado no sólo el modelo, sino hasta el nombre: 'Cristo la única Esperanza’".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...