El vicepresidente Pence promete que EEUU trabajará con los grupos religiosos para ayudar a los cristianos perseguidos en Oriente Medio

El vicepresidente Mike Pence anuncia que Estados Unidos dejará de financiar los “ineficaces” esfuerzos de Naciones Unidas y trabajará directamente con grupos religiosos para que aquellos que son perseguidos por su fe reciban la ayuda necesaria a través de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional. 

“Los cristianos y todos los que son perseguidos en Oriente Medio no deberían depender de las instituciones multinacionales cuando Estados Unidos puede ayudarlos directamente”. El vicepresidente Mike Pence ha anunciado este miércoles que Estados Unidos trabajará mano a mano con grupos religiosos y organizaciones privadas para ayudar a aquellos que son perseguidos por su fe.

Pence ha comunicado que el presidente Donald Trump ha ordenado al Departamento de Estado que deje de financiar los “ineficaces” programas de ayuda administrados por Naciones Unidas. A partir de ahora, Estados Unidos dará directamente su apoyo a las comunidades perseguidas a través de la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID por sus siglas en inglés).

“Ya no confiaremos solamente en las Naciones Unidas para ayudar a los cristianos y las minorías perseguidas”, ha declarado el mandatario, que considera que el “liderazgo estadounidense” es crucial para “asegurar el futuro de los cristianos en Oriente Medio.”

En una cena de solidaridad con la organización Defensa de los Cristianos celebrada en Washington, el vicepresidente ha denunciado que los cristianos y los pueblos perseguidos de Oriente Medio no han estado recibiendo la ayuda que necesitaban.

“Naciones Unidas con demasiada frecuencia no ha ayudado a las comunidades más vulnerables, especialmente a las minorías religiosas. El resultado ha sido que innumerables personas continúan sufriendo y luchando innecesariamente”, ha asegurado.

Según recoge Crux, la iniciativa anunciada por Pence responde a una demanda de los líderes de las iglesias locales y de las organizaciones que trabajan para ayudar a los cristianos perseguidos en Oriente Medio. Estos llevaban tiempo advirtiendo de que la mayor parte de la ayuda humanitaria designada a las víctimas del genocidio perpetrado por ISIS no llegaba a los cristianos porque se administraba a través de grandes campos de refugiados donde generalmente no se encuentran cristianos.

En su discurso, Pence ha lamentado que el cristianismo esté bajo un ataque sin precedentes “en aquellas antiguas tierras donde creció por primera vez”. Ha recordado los ataques a las iglesias en Egipto, los monasterios destruidos y los religiosos asesinados en Irak y los cristianos torturados por su fe en Siria.

“Esta administración llama a estas acciones viles del ISIS lo que realmente son: genocidio y crímenes contra la humanidad”, ha reivindicado, al tiempo que ha defendido que proteger y promover la libertad religiosa es una prioridad de política exterior de la administración Trump.

El vicepresidente ha culminado su intervención manifestando su esperanza en que los valientes creyentes que han perseverado en la persecución podrán regresar a sus hogares con fortaleza renovada.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...