El velo que divide Turquía

La presencia de cuatro diputadas con «hiyab» en el Parlamento escenifica de nuevo la tensión entre los partidarios del primer ministro Erdogan y los defensores del fundador de la República, «Atatürk»

Los tiempos cambian. Por eso, Turquía ha vivido este jueves uno de esos días que quedará grabado en la historia nacional. La imagen de cuatro mujeres con velo islámico en el Parlamento ha sacudido la actualidad de un país en el que el uso de esta prenda es una cuestión de estado. Hasta la llegada de Recep Tayyip Erdogan al poder, el Gobierno mantenía un férreo laicismo, similar al modelo francés. Sin embargo, la victoria del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, en turco) en las elecciones de 2002 ha supuesto un giro en esta política.

A lo largo de estos años, Erdogan ha ido ahondando en la brecha que le separa de la figura de Mustafa Kemal ‘Atatürk’, el fundador de la República turca y que apostó fuerte por separar la religión del poder. Para el actual primer ministro, el Islam puede ser una importante fuerza aglutinadora, y no solo dentro de las fronteras turcas, sino que puede servir para buscar aliados en Oriente Medio. Por ello, a lo largo de estos once años ha tomado una serie de medidas orientadas a sacar la religión de la parcela privada y a «modernizar» la nación.

Una de las últimas se aprobó a principios de este mes: anuló la norma de hace 90 años que impedía a las empleadas públicas turcas acudir a sus lugares de trabajo con el ‘hiyab’ y que había sido refrendada en 2005 por el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos. Ello ha permitido que las funcionarias pudieran decidir si acudir o no con el cabello cubierto a sus puestos de trabajos sin miedo a recibir una reprimenda de los superiores o la orden de descubrirse. No obstante, esta medida no ha afectado en nada al Parlamento, donde no había restricciones, aunque, bien es verdad, tampoco se llevaba puesto. Hasta este jueves.

Sesión suspendida

Las diputadas Nurcan Dalbudak, Gulay Samanci, Gonul Bekin Sahkulubey y Sevde Beyazit Kaçar habían anunciado días antes su intención de acudir con el pañuelo al pleno. Y lo cumplieron. Frente a ellas, la principal formación opositora, el Partido Republicano Popular (CHP, en turco), no daba crédito. Era todo un desafío para ellos, que defienden la secularización más profunda.

El CHP no se cortó un pelo: criticó la actitud de sus colegas y acusó al partido de Erdogan de usar el debate sobre el uso del velo con fines partidistas. «Nunca habéis defendido a ninguna mujer desde este atril», espetó el líder de la formación laica, Muharren Ince, que pidió un debate sobre este asunto. Pero no obtuvo respaldo.

Los otros dos partidos fuera del poder, Paz y Democracia (BDP) y el del Movimiento Nacionalista (MHP), se pusieron del lado de las cuatro diputadas: «Hoy es un día normal y no se debe juzgar a las personas por su forma de vestir», respondió la portavoz de MHP, Ruhsar Demirel. Los ánimos se caldearon sobremanera con un tema que tiene dividido a un país donde el laico ‘Atatürk’ continúa siendo considerado un héroe nacional. Y por ello, la vicepresidenta del Parlamento tuvo que suspender la sesión.

El precedente de Merve Kavakci

Sin embargo, nada de lo vivido este jueves tiene que ver con lo ocurrido hace 14 años. Entonces, corría el año 1999, una diputada del partido islamista Virtud, Merve Kavakci, se presentó en la toma de posesión del gobierno con el pañuelo. El primer ministro de entoces, Bulenc Ecevit, pidió enérgicamente que Kavakci se quitara el velo. «Este no es un lugar para retar al Estado», subrayó al tiempo que la Cámara daba su visto bueno al grito de «¡fuera, fuera!».

Acto seguido Ecevit pidió, en un tono ciertamente impertinente: «Informen a esta mujer de sus límites». Ante tanta tensión, Kavakci tuvo que abandonar el Parlamento sin prestar el juramento. Posteriormente, le fue retirada la nacionalidad turca: al parecer, tenía también la estadounidense y no habían informado a las autoridades. Tres años más tarde, su partido, predecesor del AKP, se disolvió, acusado de no respetar los artículos laicistas de la Constitución, y a muchos de sus integrantes, incluida Kavakci, se les prohibió ejercer cargos políticos durante cinco años.

Diputada velo Turquía

Gulay Samanci, diputada del Partido Justicia y Desarrollo, con el velo antes del comienzo del pleno./ Efe

Archivos de imagen relacionados

  • Diputada velo Turquía
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...