El Vaticano ve legítimo el nuevo gobierno libio y le insta a «reconstruir» el país tras la muerte de Gadafi

El texto de reconocimiento de la nueva autoridad por parte de la Santa Sede destaca que «la noticia de la muerte del coronel Muahammar Gadafi cierra la demasiado larga y trágica fase de la lucha sangrienta por el abatimiento de un régimen duro»

COMENTARIO: Una vez más la iglesia católica actúa más desde la acción política, que como una confesión religiosa, como si siguiesemos viviendo en la Edad Media.


El depuesto y fallecido líder libio, Muamar Gadafi, recibió sendos disparos de bala en la cabeza y el abdomen y fue golpeado por sus captores cuando estaba bajo custodia, antes de morir por la gravedad de las heridas sufridas, según han informado fuentes sanitarias y del Consejo Nacional de Transición.

Este relato concuerda con el hecho de que un vídeo grabado por los rebeldes y difundido en Internet muestra al coronel todavía vivo en manos de los combatientes que le capturaron. De hecho, una fuente del Consejo Nacional de Transición Libio ha llegado a reconocer que Gadafi murió cuando estaba bajo custodia de los sublevados, según indica Europa Press.

La Santa emite un comunicado

La Santa Sede ha emitido un comunicado tras la muerte de Gadafi en el que expresa que considera al Consejo Nacional de Transición (CNT) como el representante legítimo del pueblo libio: “Dado que el CNT está ahora establecido de manera efectiva como Gobierno en Trípoli, la Santa Sede lo considera el legítimo representante del pueblo libio, conforme al derecho internacional”, indica el texto.

“En este sentido, es oportuno recordar que es práctica constante de la Santa Sede, al establecer relaciones diplomáticas, reconocer a los Estados y no a los Gobiernos”, explica. “Por tanto, la Santa Sede no ha procedido a un formal reconocimiento del Consejo Nacional de Transición como gobierno de Libia”, añade y informa que “la Santa Sede ya ha tenido diversos contactos con las nuevas autoridades de Libia”.

“En primer lugar, la Secretaría de Estado, que tiene la responsabilidad de las relaciones diplomáticas de la Santa Sede, ha tenido contactos con la embajada libia ante la Santa Sede tras el cambio político en Trípoli”, precisa, para después citar otros contactos como el de la ONU.

“Éxito en la reconstrucción del país”

“La Santa Sede ha augurado a las nuevas autoridades todo el éxito en la reconstrucción del país” añade el comunicado. Por su parte, los responsables de la nueva Libia han comunicado el aprecio por los llamamientos humanitarios del Santo Padre y por el compromiso de la Iglesia en Libia, sobre todo a través del servicio en los hospitales y otros centros de asistencia de 13 comunidades de religiosas (6 en Tripolitania y 7 en Cirenaica).

El texto de reconocimiento de la nueva autoridad comienza destacando que “la noticia de la muerte del coronel Muahammar Gadafi cierra la demasiado larga y trágica fase de la lucha sangrienta por el abatimiento de un régimen duro y opresivo”.

“Esta experiencia dramática -continúa el texto de la Santa Sede- obliga una vez más a la reflexión sobre el precio de sufrimiento humano inmenso que acompaña la afirmación y la caída de todo sistema que no esté basado en el respeto y la dignidad de la persona sino en la prevalente afirmación del poder”.

La Santa Sede considera que “se debe por tanto ahora esperar que, salvando al pueblo libio de más violencia debida a un espíritu de revancha o venganza, los nuevos gobernantes puedan emprender lo antes posible la necesaria obra de pacificación y reconstrucción, con un espíritu de inclusión, sobre la base de la justicia y del derecho”.

También auspicia “que la comunidad internacional se comprometa a ayudar generosamente a la reedificación del país”.

Respecto a la “pequeña comunidad católica” de Libia, la Santa Sede afirma que “continuará ofreciendo su testimonio y su servicio desinteresado, en particular en el ámbito caritativo y sanitario”.

Además, añade la nota, “la Santa Sede se comprometerá a favor del pueblo libio con los instrumentos a su disposición en el ámbito de las relaciones internacionales, en el espíritu de la promoción de la justicia y la paz”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...