El Vaticano se defiende sobre los casos de pederastia

La Santa Sede ha emitido un comunicado en respuesta a las acusaciones del gobierno irlandés

La Santa Sede ha emitido un comunicado en el que asegura que "no obstaculizó en ningún modo ni intentó interferir en las investigaciones" sobre los casos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes católicos en la diócesis irlandesa de Cloyne entre 1996 y 2009.

Ha sido la respuesta del Vaticano a las críticas lanzadas por el primer ministro irlandés Enda Kenny, que el pasado mes de julio les acusó de intentar "frustrar la investigación en una república soberana y demócrata" y de haber alentado a los obispos de su país a no denunciar los casos de curas pederastas.

En marzo del pasado año, cuando el Papa emitió su primera carta pastoral sobre los delitos cometidos por sacerdotes, muchos le reprocharon no estar a la altura de sus expectativas. Sobre los casos en Irlanda, criticaron que Benedicto XVI se centrara en los curas irlandeses de bajo rango y no reclamase la dimisión del cardenal Séan Brady. El primado de la Iglesia Católica irlandesa, que en 1975 presenció dos reuniones en las que se pidió silencio a dos niños víctimas de los abusos del cura Brendan Smyth, reconoció haber ocultado casos de pederastia pero, aunque pidió disculpas públicamente, no presentó su dimisión.

Ahora, la Santa Sede ha negado la afirmaciones que le acusan de haber entorpecido los esfuerzos de la Iglesia irlandesa a la hora de afrontar los abusos sexuales cometidos por sacerdotes. En el documento que el subsecretario vaticano para las relaciones con los Estados, Ettore Balestrero, ha entregado a la primera secretaria de la Embajada irlandesa ante la Santa Sede, Helena Kehler, la institución ha expresado su "horror" por los casos de abusos en la diócesis de Cloyne.

El comunicado llega después de que el gobierno dijera continuar esperando una respuesta oficial

El comunicado recalca la "profunda preocupación" por los graves errores en la gobernanza eclesiástica de Cloyne, así como la torpeza con la que afrontaron el informe de la Comisión de Investigación del Gobierno irlandés sobre los casos de pederastia. "Ha sacado a la luz  graves e inquietantes errores ante las acusaciones", subraya la Santa Sede, que ha destacado que los delitos se cometieron desobedeciendo las obligaciones y procedimientos impuestos por la Iglesia irlandesa y el propio Vaticano.

Las declaraciones llegan después de que el pasado 25 de julio el Gobierno irlandés dijera que continuaba esperando una respuesta oficial del Vaticano respecto al informe sobre abusos en la diócesis de Cloyne. Ese mismo día, la Santa Sede llamó a consultas a su nuncio (embajador) en Irlanda, Giuseppe Leanza, tras las acusaciones de Kenny.

El pasado 13 de julio el Gobierno irlandés publicó un nuevo informe de 400 páginas sobre los abusos cometidos por 19 clérigos de Cloyne, en el que también se detalla la respuesta de las autoridades eclesiásticas de la diócesis ante las denuncias.

Hace tres años, el Ejecutivo de Dublín solicitó su elaboración después de que un órgano de supervisión de la Iglesia indicase que el entonces obispo de Cloyne, John Magee, retrasó y entorpeció las investigaciones sobre las denuncias. El documento destaca que el ex obispo "se tomó con poco o ningún interés abordar casos de abusos sexuales contra menores hasta 2008".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...