El Vaticano no se opondrá a la exhumación de Franco del Valle de los Caídos

El Vaticano no se opondrá a la decisión del Tribunal Supremo de exhumar los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos y trasladarlos al cementerio del Pardo. Tras un largo periplo comunicativo, reuniones en Roma entre el secretario de Estado, Pietro Parolin, y la vicepresidenta del gobierno, Carmen Calvo, la Santa Sede confirma que respeta la soberanía española y «no se opondrá a la exhumación de Francisco Franco, si así lo ha decidido la autoridad competente», según ha confirmado a EL PAÍS su portavoz, Matteo Bruni. Una decisión que afecta también directamente a las resistencias mantenidas por el prior de la basílica, Santiago Cantera, o a cualquier estamento de la Iglesia, que deberán acatar las órdenes de Roma.

Desde que se inició el proceso para la exhumación de los restos de Franco, el Vaticano ha mantenido un perfil discreto y siempre ha intentado que su posición no pudiese considerarse como una injerencia en asuntos de política interna de España. De hecho, cuando este verano el nuncio saliente, Renzo Frattini, realizó unas polémicas declaraciones tachando de «error» la decisión del Gobierno de exhumar al dictador, fue rápidamente desmentido desde Roma. «La posición de la Santa Seda en este asunto ha sido expresada oficialmente en la carta que el Secretario de Estado, Pietro Parolin, mandó en el mes de febrero a la vicepresidenta del Ejecutivo español, Carmen Calvo», insiste esta misma fuente. La única petición que se realizó desde el Vaticano en las reuniones con la vicepresidenta fue la de tratar de buscar el diálogo con la familia para encontrar una solución.

La sala del Tribunal Supremo, sin embargo, ha rechazado por unanimidad la totalidad del recurso de la familia Franco, que se oponía tanto a la exhumación como a que el cuerpo fuera enterrado en el cementerio de El Pardo. Algo que también fue objeto de discusión y fuente de malentendidos con el Vaticano en octubre de 2018. Entonces, Calvo aseguró que Parolin compartía la idea de que la catedral de La Almudena fuera un lugar inapropiado para su traslado. «El cardenal entendió que debíamos buscar una salida para que los restos de Franco estén en un lugar con dignidad, pero que no puedan ser objeto de homenaje de ningún tipo. Acordamos [con el Vaticano] trabajar de manera conjunta para encontrar una salida que obviamente no puede ser La Almudena», aseguró en el Congreso.

La Santa Sede, sin embargo, la rectificó poco después. «A propósito de la reunión que mantuvieron este lunes el secretario de Estado de la Santa Sede y la vicepresidenta del Gobierno de España, quiero precisar lo siguiente: el cardenal Pietro Parolin no se opone a la exhumación de Francisco Franco, si así lo han decidido las autoridades competentes, pero en ningún momento se pronunció sobre el lugar de la inhumación».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...