El Vaticano investiga 100 casos de pederastia que involucran a curas mexicanos

En los últimos nueve años –de 2001 a 2010–, el Vaticano ha abierto aproximadamente 100 procesos canónicos contra sacerdotes mexicanos acusados de “pederastia” y “efebofilia”, revelaron hoy fuentes confidenciales de la Santa Sede.
    Dichas fuentes indicaron, a la agencia Notimex, que estos procesos son llevados exclusivamente por la Congregación para la Doctrina de la Fe; y entre ellos hay casos de los llamados “delicta graviora” (delitos graves).
    Algunos otros casos –agregaron las fuentes vaticanas— no corresponden a pederastia propiamente dicha, sino a casos de “efebofilia”, que consisten en la atracción que sienten los sacerdotes hacia adolescentes de su mismo sexo y que pueden desembocar en acoso sexual.
    Entre estos procesos se encuentran las sentencias condenatorias a personajes como Marcial Maciel, el controvertido sacerdote pederasta fundador de los Legionarios de Cristo y quien fue obligado a dejar el ministerio sacerdotal, en 2006, por el Papa Benedicto XVI.
    También figura el caso del sacerdote mexicano Nicolás Aguilar, adscrito a la diócesis de Tehuacán, Puebla, y quien fue expulsado del sacerdocio por sus abusos cometidos en México y en Estados Unidos.
    Según las estadísticas más recientes, en México hay 11 mil 16 sacerdotes diocesanos y 3,602 religiosos pertenecientes a distintas congregaciones, los cuales hacen un total de 14 mil 618 ministros de culto, quienes atienden a más de 6 mil parroquias en el país.
    De acuerdo con el Vaticano, la incidencia de abusos cometidos por los sacerdotes pederastas mexicanos es de 0.69%.
    En 2006, la organización internacional Red de Sobrevivientes de Abusos de Sacerdotes (SNAP, por sus siglas en inglés) dio a conocer una lista de 40 sacerdotes mexicanos que laboraban en parroquias de Estados Unidos y que fueron acusados de pederastia.
    Joaquín Aguilar, dirigente de SNAP-México, dijo en ese tiempo a la revista Proceso (número 1536) que estos sacerdotes “escaparon de Estados Unidos”, muy probablemente para regresar y “ocultarse en México”, como lo hizo el cura Nicolás Aguilar, acusado de abusar sexualmente de 86 menores y quien actualmente sigue prófugo de la justicia estadunidense.   
    La propia Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), a través de su documento Que en Cristo nuestra paz México tenga vida digna, reconoció el problema, y pidió perdón “a todos los hombres y mujeres que se han visto escandalizados por las incoherencias del testimonio sacerdotal”.
    Por su parte, el cardenal Norberto Rivera Carrera, arzobispo de la ciudad de México, en su mensaje de Semana Santa advirtió a sus sacerdotes que no tolerará actos de pederastia, por lo que la Iglesia los denunciará ante las autoridades civiles.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...