El Vaticano bajo acusación internacional

Para todos los que han seguido críticamente la actitud de El Vaticano, frente a las denuncias y comprobaciones de pederastia de religiosos en distintos países, no cabe duda que la forma como la máxima jerarquía de la llamada Santa Sede ha asumido sus responsabilidades, ha estado caracterizada por el lento goteo en las decisiones y por el soslayo de las responsabilidades que les son inexcusables.

Van ya más de dos décadas en que los casos de pederastia se han venido denunciando, uno tras otro, y las acciones para enfrentarlos siguen teniendo la misma tortuosa lentitud y las constantes evasiones manifestadas desde el primer día. 

Lo que es peor, los responsables de abusos pocas veces han enfrentado sus delitos frente a la justicia, y muchas veces la discusión en los tribunales ha estado centrada esencialmente en evitar las compensaciones económicas. 

Comparecencia en Ginebra

En diciembre pasado, el Papa Bergoglio anunció una comisión especial para luchar contra la pederastia dentro del clero, sin embargo, aquello que parecerá prometedor para los afectados en las comunidades religiosas, queda trunco frente a la comparecencia vaticana ante el Comité de Derechos del Niño de las Naciones Unidas.

El Comité de los Derechos del Niño es un órgano de las Naciones Unidas, formado por expertos independientes que supervisan la aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño por sus Estados Partes. El Comité también debe supervisar la aplicación de los dos protocolos facultativos de la Convención, relativos a la participación de niños en los conflictos armados y a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía.

Todos los Estados que suscriben la Convención deben presentar al Comité informes periódicos sobre la manera en que se ejercitan los derechos. Inicialmente, los Estados deben presentar un informe dos años después de su adhesión a la Convención y luego cada cinco años. El Comité examina cada informe y expresa sus preocupaciones y recomendaciones al Estado Parte en forma de "observaciones finales".

En un hecho sin precedentes, el mencionado Comité citó en enero recién pasado, al Estado Vaticano a su sede en Ginebra, Suiza, para responder por los abusos sexuales realizados por sacerdotes contra menores de edad en distintas partes del mundo. Nunca antes un organismo internacional había cuestionado el actuar de la llamada Santa Sede.

Diversas organizaciones de víctimas – de México, Estados Unidos y Europa -, aprovecharon para hacer llegar sus denuncias y casos debidamente documentados. Entre ellos 169 organizaciones y ciudadanos mexicanos aportaron investigaciones de más de 200 casos, albergando la idea de que las evidencias permitieran definir que se trata de “un crimen de Estado”, sobre la base de que El Vaticano refrendó como Estado la Convención sobre los Derechos del Niño, derechos que han sido vulnerados por religiosos bajo su jurisdicción.

Para las organizaciones mexicanas se trataba de una “auténtica oportunidad histórica” para que el Vaticano fuera señalado “como responsable de los miles de casos de abuso sexual cometidos en muchas partes del mundo, durante muchos años, debido, precisamente, a su conducta estructural de protección y encubrimiento cómplice de los abusadores y, por lo mismo, les sean fincadas las responsabilidades correspondientes a las violaciones de los artículos de la Convención y de los Tratados Internacionales en la materia, por su desprecio y violación sistemática a los derechos e interés superior de niños y niñas así como por preferir encubrir a los victimarios en lugar de proteger y salvaguardar a las víctimas”.

En su informe a la Comisión indicaban: “Dicha conducta institucional, que implicó a todos los niveles de autoridad de la organización, merece el señalamiento de auténtico crimen de Estado por parte del Comité de los Derechos del Niño”. Y agregaron: “Ello ayudará, en primer lugar y ante todo, a la reivindicación de las víctimas, de su dignidad y derechos fundamentales e incluso, contribuirá a que la misma organización representada por la Santa Sede y sus autoridades, a las autoridades nacionales y a la humanidad entera, a que este tipo de conductas no se vuelvan a repetir nunca más en nuestra historia”.

………………………………….

Continuar leyendo en el archivo adjunto.

Iniciativa Laicista 12 El Vaticano baj acusación

Archivos relacionados

Archivos de imagen relacionados

  • Iniciativa Laicista 12 El Vaticano baj acusación
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...