El último servicio de Javier Fernández, presidente en funciones de Asturias, a la Escuela Pública

Imagen en Pioneras, Manuel Martorell, Salomó Marqués y Carmen Argulló / Editorial Txalaparta, 2018

Una acción estratégica: la formación del profesorado

A propuesta de Josep Miralles Isbert, a la sazón obispo de Lleida, se le abre expediente a Josefa Úriz Pi, una de las más importantes renovadoras de la educación española a principios del siglo pasado, profesora numeraria de la Escuela Normal de Maestras de Lleida.

El primer cargo que se le imputa es:

Imponer a sus alumnas libros contrarios a la Fe y a la Moral (“Los orígenes del conocimiento” de RamónTurró, “Valor social de las leyes y autoridades” de Pedro Dorado Montero y “La condición social de la mujer en España” de Margarita Neiken)

Especial irritación producía al prelado el texto de Margarita Neiken, “La condición social de la mujer en España”, 1919, por adoptar una óptica feminista al realizar el análisis (Se puede leer en la reciente edición -2012- de la editorial Horas y Horas, ).

Para la iglesia era de gran importancia estratégica controlar la formación del profesorado como base para controlar la educación. Por ello siguió tenaz en su persecución hasta que consiguió la expulsión de la pedagoga.

El actual y agotado presidente del Principado, como último servicio hacia la Escuela Pública, ha permitido que su consejero de educación (no merece mayúsculas) que, a traición, en funciones, aprovechando el colapso producido en el Sistema Educativo por el final del curso y la convocatoria de oposiciones, decida someter la formación del profesorado en Asturias al obispado.

Hemos oído su rueda de prensa donde, seguro de su éxito, anunciaba cómo gracias a su hábil gestión, la formación del profesorado de la Escuela Pública en los aspectos socialmente más sensibles (acoso escolar, violencia de género, violencia racista, etc.) iba a quedar en manos de una facultad privada que depende del obispado, incluso cuando tras su “exitosa gestión”, él tenga que abandonar el puesto en el que ahora está en funciones.

Desde Asturias Laica, defensores junto a otras muchas fuerzas sociales de una Escuela Pública y Laica, nos parece inadmisible lo realizado, y exigimos la derogación del acuerdo por el responsable en funciones que le corresponda, y para sumarse a esta exigencia llamamos a todos aquellos colectivos que reprueben el acuerdo.

Luis Fernández González, presidente de Asturias Laica

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...