Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

El “secuestro” judicial de 32 libros de temática LGTBI en institutos públicos: ¿protección de menores o censura?

Una jueza de Castellón ordenó el viernes pasado paralizar de inmediato el préstamo de 32 libros de temática LGTBI en 11 institutos públicos de secundaria y un centro de menores. Lo hizo tras recibir una denuncia de la Asociación de Abogados Cristianos y bajo la consideración de que su lectura podría producir “perjuicios irreparables” al alumnado. 

El Ayuntamiento de Castellón, la entidad que suministró los lotes de libros a los centros educativos, ha presentado este jueves sus alegaciones contra esta medida de urgencia. Los servicios jurídicos municipales defienden que el consistorio de La Plana no incumple ningún derecho comprando libros legales en el mercado y que se ha limitado a cumplir con la ley LGTBI de la Comunitat Valenciana, de 2018, que establece que las bibliotecas públicas deben tener en su fondo material sobre “diversidad sexual, familiar, de género y de desarrollo sexual”. También alegan que no ofenden ningún sentir religioso.

Mientras, varios autores afectados se están organizando para personarse en el proceso como “parte interesada” y “en defensa de su libertad de expresión”.

En esta inédita decisión judicial que atañe a libros sobre diversidad sexual en centros educativos, ¿qué libros se han visto afectados? ¿Qué opinan los autores? ¿Por qué algunas familias no los ven aptos? ¿Es censura?

¿Qué libros están en el centro de esta polémica?

Un bibliotecario municipal fue quien escogió los libros sobre diversidad sexual y temática LGTBI que ahora están “secuestrados” judicialmente. La selección la realizó bajo criterios técnicos: novedad editorial, éxito literario o en valenciano. 

La titular de la concejalía de cultura y educación del Ayuntamiento de Castellón, Verónica Ruiz, ha explicado en los medios que las lecturas estaban destinadas a los adolescentes y a la formación del profesorado.

Entre los títulos ahora retirados estánNo vine a ser carne, de Gata Cattana, Lesbianas, así somos, por Marta Fernández Herraiz y Kika Fumero, Después de lo Trans, de Elizabeth Duval, A la conquesta del cos equivocat, de Miquel Missé, El amor del revés, de Luisgé Martín, El fin del armario, de Bruno Bimbi, La cultura de la homofobia o cómo acabar con ella o Gay Sex, de Gabriel J. Martín.https://es.bookshop.org/widgets/list/los-libros-de-tematica-lgtbi-y-feminista-vetados-en-castellon

¿Qué pretende Abogados Cristianos?

“Nosotros no pedimos la retirada de estos libros de su venta, sino que no puedan acceder a ellos niños de 12 años“, explican por teléfono a 20minutos fuentes de la Asociación de Abogados Cristianos. 

La organización reconoce que puso el tema en manos de los jueces horas después de que los libros llegaran a los centros educativos. Por considerar que “alguno de ellos, no sólo incluyen contenido sexualmente explícito, sino que recurren al constante escarnio de las religiones”.

Maricón perdido

Las infancias LGTBIQ+ conquistan las series y la literatura de autoficción

Abogados Cristianos cree que ofrecer esta lectura a menores “vulnera el derecho fundamental de los padres a decidir la educación de sus hijos” así como “la obligación de la administración de ser objetiva y neutral”.

“Cuando tuvimos constancia del reparto compramos El fin del Armario y en base a su índice pedimos la paralización del préstamo por vía cautelarísima”, explican en Abogados Cristianos. El índice en cuestión les pareció ofensivo por ítems como: “Al obispo le dan por el culo”, “Chaperos en el Vaticano” o “Alá no es grande, Jesús no nos ama”, destacan en la asociación.

Después de interponer la demanda, compraron todos los títulos y han extraído frases que consideran que robustecen su recurso. Extractos como: “Glosario de términos: DP. Felching: beber el semen que sale del ano de alguien a quien le han eyaculado dentro” o “todos los exseminaristas que conozco tuvieron algún romance con un cura; en algunos casos, parejas estables que duraron años. Todos cuentan que en ningún lugar se folla tanto como en el seminario”.

¿Dónde están los libros?

El Ayuntamiento de Castellón ha explicado a 20minutos que, tan pronto recibieron el viernes las “medidas cautelarísimas” del juzgado, la concejalía de Educación se puso en contacto con todos los centros educativos y les pidió que guardaran los libros. Fuentes de un instituto público afectado confirman que, aunque consideran que lo correcto sería devolver a la biblioteca estos materiales “dado que cumplen con la ley autonómica LGTBI” de momento los mantienen fuera del catálogo a petición de Educación. 

¿Cuál es la opinión de los autores y autoras?

Varios autores afectados tildan de “censura judicial” el secuestro de los libros en las bibliotecas de los institutos y confirman a 20minutos que están organizándose, coordinados por Ramón Martínez, sobre la idea de personarse en el proceso judicial “como parte interesada”. Reivindican que la retirada judicial de sus libros de los institutos va en contra de la igualdad y el desarrollo de los menores, pero también que podría atentar contra su libertad de expresión.

Bruno Bimbi, autor de El fin del armario se enorgullece de que “a los fascistas no les guste el libro” porque, a su juicio, eso demuestra que algo bueno tiene que tener, aunque les ha invitado a leérselo bien y no solo quedarse con el título de “cuatro o cinco capítulos”.  Y piensa que “el día que podamos escribir un libro sobre la vida de personas LGTBI y la religión no sea un tema, significará que la sociedad es mucho mejor y las religiones también”. “España tiene que decidir si quiere ser España o ser Polonia, Rusia, Afganistán o Arabia Saudí”, enfatiza llamando a “frenar a la extrema derecha, que viene a por todo y siempre a por los grupos difamados por la sociedad”. Y alerta: “Es una prueba; si los dejamos pasar ahora, vendrán a por mucho más“.

Juan Naranjo, autor de 'Mariquita: Una historia autobiográfica sobre la homofobia'.

Juan Naranjo combate la homofobia narrando su infancia en ‘Mariquita’: “No se adoctrina en diversidad, se educa”

Otro de los autores es Luisgé Martín, premio Herralde de novela 2020 por Cien Noches, a quien se ha retirado el título El amor del revés, donde narra el descubrimiento de su homosexualidad siendo adolescente. En conversación con 20minutos, Luisgé Martín cree estar viviendo tiempos pretéritos en los que “se confunden opiniones e ideologías con derechos humanos”. Asegura este autor que vivimos en España un tiempo “difícil, complicado y repugnante” en la medida en que se consiguen derechos de vanguardia “y, sin embargo, se viven retrocesos en las calles” o “decisiones judiciales como ésta”. Y envía un mensaje a los padres que se oponen a su literatura: “Sus hijos no van a salir homosexuales por leer nuestros libros, solo van a salir más respetuosos”.

¿Qué dice el colectivo LGTBI?

En redes sociales, el colectivo LGTBI defiende que “estos libros son muy importantes ya no solo para empoderar a los jóvenes, si no para tener una referencia que hasta hace muy pocos años no existía y hacer así un mundo más diverso, respetuoso e igualitario. Normalizando la vida de las personas LGTB+ desde la infancia”.

Bob Pop posa en la Gran Vía de Madrid.

Bob Pop: “Me pareció interesante ambientar un falso thriller en una sauna gay, que tiene un punto de universo paralelo”

El bufete valenciano Olympe, que podría encargarse de la defensa de los autores, considera que no se justifica la extrema urgencia de la medida judicial porque la demanda se basa en el índice de un libro y solicita la retirada de todos. Concluyen que “la jueza no ha estudiado el caso de una forma individualizada o que cree que los libros de temática lgtb pueden producir daños en menores” y consideran que ambas decisiones “son terribles para la democracia y vulneran los derechos fundamentales de los propios menores, de los autores y del colectivo LGTBQI”.

Por su parte, la vicepresidenta valenciana, y responsable de las políticas de Igualdad, Mónica Oltra, ha defendido que el reparto de libros se realizó en cumplimiento de su ley LGTBI. Una ley “que está vigente y que todo juez o jueza tiene obligación de conocer y cumplir”. Y ha enfatizado que su intención es seguir “en pie, venga una asociación de juristas que tienen más de fascistas que de cristianos o venga quien venga“.

Protestas educativas y libreras

Convocada por los sindicatos mayoritarios de enseñanza, la comunidad educativa de la Comunitat Valenciana ha protagonizado este jueves protestas contra el “secuestro” de libros y contra la homofobia. Y han animado a todos los centros educativos a adquirir los libros “perseguidos” para sus bibliotecas. “Porque cuando se intenta acallar voces, ideas y vidas libres es momento de hacerlas presentes en todas partes”, han dicho en un comunicado.

Frente a la censura, prescripción librera 🔥 pic.twitter.com/TBCrOZ4U81— Traficantes de Sueños (@traficantes2010) October 19, 2021

Por su parte, librerías de todo el país están prescribiendo los títulos señalados por la jueza de Castellón, en Internet y en los escaparates de sus tiendas.

Total
26
Shares
Artículos relacionados
Total
26
Share