El rey de Marruecos VI nombra al primer Gobierno presidido por un islamista

Los ministerios de Exteriores, Justicia e Interior, hasta ahora designados por el monarca, pasan a manos de los partidos políticos

El rey de Marruecos ha nombrado hoy al primer Gobierno del país presidido por un islamista, Abdelilá Benkiranen, el que los principales ministerios, hasta ahora designados por el monarca, pasan a manos de los partidos políticos. Según la agencia oficial MAP, las carteras de Exteriores, Justicia e Interior, llamadas "de soberanía", estarán dirigidas por el Partido Justicia y Desarrollo (PJD), las dos primeras, y por el Movimiento Popular (MP), la tercera.

El PJD, vencedor en las elecciones del pasado 25 de noviembre, se queda con la mayoría de las carteras del nuevo Ejecutivo, tras arduas negociaciones con los otros partidos de la coalición de gobierno: el nacionalista Istiqlal, el bereber Movimiento Popular (MP) y el ex comunista Partido del Progreso y el Socialismo (PPS). Al frente de Exteriores se pone Saad Edine Othmani y Mustafa Ramid lo hace en Justicia, ambos del PJD, mientras que la de Interior la preside Mohand Laenser, del MP.

La formación del nuevo Gobierno se ha hecho esperar debido a las desacuerdos entre los partidos y la reticencia de Mohamed VI sobre algunos candidatos. Benkirán presentó ayer una lista definitiva de sus ministros al Gabinete real tras haber realizado ciertas modificaciones exigidas por el monarca sobre la lista inicial entregada la semana pasada.

El nuevo primer ministro será el más poderoso de cuantos ha tenido Marruecos. La nueva Carta Magna ha supuesto un recorte de las atribuciones del monarca en beneficio del jefe del Gobierno.

El rey Mohamed VI ha nombrado al primer Gobierno mayoritariamente islamista de Marruecos seis semanas después de que el Partido de la Justicia y del Desarrollo (PJD, islamista moderado) ganase, por primera vez, las elecciones legislativas.

Además del jefe del Ejecutivo, Abdelilá Benkiran, de 57 años, el Gobierno cuenta con 12 ministros sobre un total de 30 carteras sobre un total de 30 carteras. Los tres socios del PJD se reparten otras 14 carteras: seis para los nacionalistas del Istiqlal; cuatro para los berberistas del Movimiento Popular y otras tantas para los excomunistas del Partido del Progreso y del Socialismo.

El monarca sigue eligiendo directamente, porque así se lo permite la Constitución, a los titulares de Asuntos Islámicos, de Defensa y al secretario general del Gobierno, que tiene rango de ministro. El palacio real no se ha conformado, sin embargo, con estas atribuciones y ha colocado a otros tres hombres de confianza en puestos claves.

Por primera vez en la historia de la monarquía marroquí los llamados ministerios de soberanía están casi todos en manos de políticos y no de personalidades elegidas por el palacio real. Es el caso de Asuntos Exteriores, que dirigirá el islamista Saad Eddine el Othmani, o del de Justicia, que encabeza otro islamista, Mustafa Ramid, un crítico acérrimo del sistema monárquico marroquí. Incluso Interior será gobernado por un político berberista Mohand Laenser.

Pero a veces estos ministros van a ser secundados por hombres de palacio. Charki Draiss, exgobernador de El Aaiún, será, por ejemplo, el ministro adjunto de Interior y Yussef Amrani ocupará el mismo cargo en Exteriroes. Amrani deberá dimitir de la secretaría general de la Unión para el Mediterráneo, con sede en Barcelona, a la que fue aupado por Rabat en 2011.

Las diferencias en la composición de la lista de ministros entregada el 24 de diciembre por Benkirane en el palacio real, y divulgada por la prensa, y la dada a conocer ayer por esa institución pone de relieve los retoques introducidos por el monarca y sus colaboradores en el Ejecutivo de Benkiran.

Además de Draiss y Amrani, el palacio se ha empeñado en mantener al frente de Agricultura y Pesca a Aziz Akhenouch, dirigente de un partido (RNI) derrotado en las elecciones y que dimitió de su puesto el domingo sin dar explicación. Así se ha podido incorporar como “independiente” al nuevo Gobierno.

Los islamistas se han visto además obligados a renunciar a una de sus prioridades, la cartera de Economía y Hacienda, que ostenta Nizar Baraka (Istiqlal) aunque el PJD sí logra apoderarse de las de Industria y Comercio y Fomento pese a las críticas de algunos de sus dirigentes al proyecto de tren de alta velocidad marroquí puesto en marcha por el soberano.

El Gobierno nombrado es el que cuenta con menos mujeres de la era de Mohamed VI. Solo los islamistas presentaron a una mujer, Bassima Hakkaoui, para ministra. Desempeña la cartera de Solidaridad y Familia. El palacio real y las demás formaciones no contaban con candidatas femeninas o estas han sido vetadas.

Los excomunistas presentaron, por ejemplo, inicialmente a Gajmoula Ebbi, para el cargo de ministra adjunta encargada de la emigración. Esta diputada de origen saharaui, que fue muy crítica con el desmantelamiento por la fuerza, en noviembre de 2010, del campamento reivindicativo en las afueras de El Aaiún, no entró finalmente en el Gobierno. Tampoco se incorporó al Ejecutivo otro saharaui, Hamdi Ould Rachid, diputado del Istiqlal por El Aaiún, por lo que el nuevo Ejecutivo no cuenta con ningún miembro originario de la antigua colonia española.

A lo largo de las últimas semanas el rey ha nombrado nuevos consejeros reales como si quisiera hacer desde palacio contrapeso al Gobierno de corte islamista. Tiene ahora en su nómina a once consejeros, más del doble que hace un año. Horas antes de revelar la composición del Ejecutivo añadió un nuevo: Taieb Fassi-Fihri que durante años fue su ministro de Exteriores.

Archivos de imagen relacionados

  • Abdelilá Benkiranen
  • gobierno islamista Marruecos 2012
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...