El PSOE pide a los alcaldes socialistas que no impulsen más vetos al burka

La enmienda conjunta en el Senado aboga por limitar el velo integral con las leyes vigentes Los partidos hacen frente común ante el PP, que solicita que se prohíba en toda España

Tras el inusitado movimiento antiburka, que ha recorrido Catalunya de arriba abajo vetando el uso de la prenda en las dependencias municipales de grandes ciudades como Lleida, Barcelona y L'Hospitalet de Llobregat –gobernadas por los socialistas–, la secretaria de organización del PSOE, Leire Pajín, llegó ayer al Senado, donde se iba a votar una moción sobre el asunto que al final se retrasó hasta hoy, y pidió a los alcaldes de su partido que dejen de plantear por su cuenta iniciativas destinadas a restringir la utilización del velo integral. El razonamiento de Pajín fue doble: por un lado, pidió «tranquilidad» a los ediles porque el uso del niqab en España es, en la práctica, casi anecdótico –«lo que no vamos a hacer es reconocer una realidad que no existe», dijo–; por otro, sostuvo que el actual ordenamiento jurídico ya proporciona suficientes herramientas para limitar el uso de tan detestada prenda, argumento del que discrepan los ayuntamientos socialistas que han aprobado restricciones.

Todos los partidos salvo el PP –autor de una moción en la que pide al Gobierno que prohíba el burka en la calle, yendo un paso más allá de lo establecido por varios ayuntamientos catalanes– están de acuerdo con la tesis de la secretaria de organización del PSOE. Todos suscribieron una enmienda de sustitución a la iniciativa conservadora –incluida CiU, cuyos representantes en localidades como Reus y El Vendrell también han transitado por la vía prohibicionista– que pide sosiego y reflexión frente a los vetos frontales.

El texto conjunto insta al Ejecutivo a «seguir colaborando con las comunidades musulmanas para promover la integración», «fomentar la educación en el respeto a la igualdad entre hombres y mujeres», «impulsar acciones de sensibilización de los colectivos sociales» y «utilizar las facultades del ordenamiento jurídico, en el que ya se recogen los instrumentos necesarios para dar una respuesta adecuada al uso del velo integral». El PP juzgó «insuficiente» la iniciativa: «Se queda corta», según los senadores conservadores.

ACUSACIÓN DE OPORTUNISMO / Pajín, durante un largo discurso sin preguntas ante las filas socialistas en la Cámara alta, dedicó gran parte de su intervención a defender las acciones del PSOE en materia de igualdad de sexo –en un momento en el que el PP abandera la ola antiburka presentándola como una lucha en favor de las mujeres que portan ese yugo de tela– y a cargar contra el principal partido de la oposición. Le acusó de oportunismo por proponer algo a nivel estatal que ya han llevado a cabo miembros del PSOE en la esfera municipal. «No voy a permitir que ninguna dirigente del PP dé una sola lección de dignidad al PSOE en materia de igualdad, ni que el PP pretenda insinuar que el PSOE es partidario del burka. No vamos a dejar que nadie utilice a las mujeres e inmigrantes como coartadas para sus fines electorales».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...