El PP reclama a Interior que vigile la Mezquita del Albaicín

Un diputado popular insta a Rubalcaba a «preocuparse» por unas declaraciones del director de la Mezquita en las que critica a Benedicto XVI por alinearse con la política anti islamista del presidente George Bush

El portavoz adjunto del PP en la Comisión de Interior del Congreso, Alejandro Ballestero, emplazó ayer al ministro del ramo, Alfredo Pérez Rubalcaba, a explicar "si tiene algún tipo de control sobre el islamismo radical" y se refirió, en concreto, a unas declaraciones del director de la Mezquita de Granada, Abdelhasib Castiñeira, quien, según informa Europa Press, acusó a Benedicto XVI de haberse alineado con la política contra el Islam del presidente estadounidense, George W. Bush, al vincular a Mahoma con la violencia.

En este sentido, el diputado instó a Rubalcaba a "preocuparse" por manifestaciones como la del director de la Mezquita de Granada, en lugar de "mirar para otro sitio". "Este Gobierno debería estar un poco más atento y contarnos si hay algún tipo de control sobre el islamismo radical", insistió. Por su parte, el director de la Mezquita replicó ayer que él "no acusa a nadie" y que realizó las citadas manifestaciones a modo de una "reflexión personal" antes de conocer las disculpas del Pontífice. No obstante, Castiñeira no se desdijo en su crítica a las declaraciones de Benedicto XVI y subrayó que el Islam "no permite que nadie se burle ni ataque a Jesucristo o a María", una actitud que, a su juicio contrasta con la "islamofobia" que representan las declaraciones del Papa. "Benedicto XVI no ha hecho más que decir en voz alta lo que piensa toda la jerarquía eclesiástica", insistió.

El director de la Mezquita se desvinculó de la convocatoria de manifestaciones de islamistas radicales en señal de protesta el viernes y negó que procedan de ningún líder espiritual. "Los musulmanes de Occidente estamos acostumbrados a estas provocaciones, quizá en países con mucha miseria las secunden, pero nosotros tenemos mucho trabajo que hacer", recalcó.

Por su parte, el presidente de la Comunidad Islámica en España, Malik Ruiz, rechazó cualquier manifestación de tipo violento en reacción a las declaraciones del Papa Benedicto XVI sobre el Islam, pero emplazó a la Comunidad Cristiana a "tomar nota" de lo sucedido para "no herir más" la sensibilidad de los islamistas.

En declaraciones a Efe, Ruiz aseguró que las declaraciones de Benedicto XVI fueron "una provocación premeditada" que equiparó a las caricaturas de Mahoma publicadas por un periódico danés en septiembre del año pasado, y en este sentido afirmó que "el Papa es una persona muy culta, conocedora de la historia y está muy bien asesorado para saber lo que dice y las repercusiones que sus declaraciones tienen".

Según Ruiz, "todos los movimientos religiosos han estado vinculados, en algún momento de la historia, a la violencia" y a este respecto afirmó que "los cristianos no son precisamente los más indicados para hablar de este tema, cuando en la historia hay ejemplos tremendamente claros de un Cristianismo muy violento".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...