El patrimonio de la diócesis de Colonia es de 3.550 millones

Polémica tras hacer pública el arzobispado alemán por primera vez su gran riqueza

Cuando el cardenal argentino Jorge Bergoglio se convirtió en el papa Francisco admitió que había elegido ese nombre para rendir un homenaje a Francisco de Asís y, al mismo tiempo, mostrar al mundo que su Iglesia se consagraría a buscar el bienestar de los desfavorecidos. “¡Cómo me gustaría una Iglesia pobre para los pobres!”, señaló.

El pasado miércoles (de ceniza para la Iglesia católica) la Archidiócesis de Colonia, presionada por una nueva cultura de transparencia, dio a conocer su patrimonio. La medida, inédita, sorprendió a los fieles y a la opinión publica germana.

La archidiócesis, según cifras oficiales de las autoridades religiosas de la ciudad, disponía hasta diciembre de 2013 de un patrimonio de 3.350 millones de euros, una fortuna que la convierte en la más rica de Alemania y posiblemente de todo el mundo. “Es más rica que el Vaticano”, observó la agencia Reuters. La Santa Sede ha evaluado sus activos en 2.640 millones de euros, según dijo la semana pasada el cardenal George Pell, responsable de la economía vaticana.

El informe señala que las inversiones financieras del arzobispado se elevan a 2.300 millones de euros y las inmobiliarias, contadas escuelas y centros de conferencia, suman otros 646 millones. En el balance también se incluye la famosa catedral de la ciudad, a la que se da un valor simbólico de 27 euros porque el milenario edificio no aporta beneficios, sino que genera millonarios gastos de mantenimiento. Los tesoros del templo no se cuantifican.

El arzobispado también dio a conocer por primera vez su balance anual de gastos e ingresos. Ganó 59 millones de euros en 2013, una suma que fue justificada por el director de Finanzas, Hermann Josef Schon, por el aumento de la recaudación generada por el impuesto eclesiástico, que ascendió a 523 millones de euros. La archidiócesis cuenta con dos millones de católicos.

“Se trata de una suma obscena en un momento en que el papa Francisco sueña con una iglesia pobre para los pobres” señaló el periódico conservador Frankfurter Allgemeine Zeitung, al comentar el balance ofrecido por las autoridades religiosas de la ciudad. “¿Un arzobispado tiene realmente necesidad de tener inversiones financieras de 2.300 millones de euros? ¡No! Eso no lo necesita un arzobispado, al menos no en esa cantidad”, añadió el periódico.

Las autoridades religiosas se defendieron con otro argumento. “La riqueza permite financiar el trabajo diario que realiza Caritas. El patrimonio está ligado con las reservas para cubrir las obligaciones establecidas a largo plazo”, señala la diócesis.

La repentina transparencia financiera de la Iglesia católica tiene su origen en el escándalo del obispo de la diócesis alemana de Limburg, Franz-Peter Tebarz-van Elst, que gastó 31 millones de euros para renovar su residencia. A causa del escándalo, tuvo que abandonar la ciudad y el país. El prelado ha sido nombrado para un puesto en la Santa Sede.

 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...