El Parlamento Europeo rechaza criticar las palabras del Papa contra el preservativo

El grupo Liberal había solicitado que la crítica figurase en el informe anual sobre Derechos Humanos

El Parlamento Europeo (PE) ha rechazado criticar al papa Benedicto XVI por sus declaraciones contra el preservativo, tal y como había solicitado el grupo Liberal para que figurase en el informe anual sobre derechos humanos que elabora la institución.

Los liberales habían presentado una enmienda en la que condenaban "firmemente" las palabras del Pontífice, aunque posteriormente la suavizaron para que la Eurocámara expresase su "preocupación" al respecto. Sin embargo, ésta tampoco fue aceptada por la mayoría del Parlamento y salió rechazada por 253 votos frente a 199.

El texto del grupo Liberal consideraba que las declaraciones del Papa "crean la impresión" de que el uso del preservativo podría incluso aumentar el riesgo de contagio" del virus del sida.

El mensaje ha  creado un importante revuelo en la Eurocámara y antes de la votación, el democristiano alemán Hartmut Nassauer solicitó junto a otros diputados conservadores que la enmienda no se admitiese a trámite por causas técnicas, alegando que las palabras de Benedicto XVI son de 2009 y el informe sobre derechos humanos se limita al año 2008.

Además, Nassauer aseguró que el texto "comparaba las declaraciones con graves violaciones de los derechos humanos" incluidas en el documento, lo que a su juicio suponía "una falta de respeto cínica para con las víctimas".

La presidencia y los servicios jurídicos de la Eurocámara no han aceptado esa demanda y permitieron la votación que, de cualquier modo, echó abajo la crítica contra el Pontífice.

"Ataque a la libertad religiosa"

A pesar de ello, el líder de la delegación del Partido Popular (PP) en la cámara, Jaime Mayor Oreja, ha considerado "muy grave que un Parlamento trate de condenar una declaración del Papa" y ha asegurado que se trata de "un ataque a la libertad religiosa".

"España y los socialistas están a la vanguardia de una campaña que supone una mala perspectiva para la UE"

"Creo que es un error minimizar lo que sucede", ha dicho en declaraciones a los periodistas, en las que además ha asegurado que España y, en concreto los socialistas, están "a la vanguardia" de una "campaña" que supone "una mala perspectiva para el futuro de la Unión Europea (UE) ".

Por su parte, el ponente del informe sobre derechos humanos, Raimon Obiols, del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), ha asegurado que las declaraciones del Papa "se prestaban a gran confusión" y podían tener "efectos muy negativos", pero ha considerado que insistir ahora en la discusión sobre este asunto no es "positivo".

Esto no es de extrañar ya que ante la proposición no de ley de Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya Verds (IU-ICV) que exigía al Gobierno que protestase ante el Vaticano por las palabras que Benedicto XV, tanto el PP como el PSOE se negaron considerando estos últimos que no era una competencia del Congreso.

La preocupación de Obiols era también, según ha reconocido en declaraciones a la prensa, que la referencia al Pontífice pudiese recortar el número de votos a favor de su informe y limitar la "eficacia" del mensaje dirigido a multitud de países.

Finalmente, el texto -que repasa la situación de los derechos humanos en el mundo- fue adoptado con una amplia mayoría.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...