El Papa intercede ante la lapidación

Dramático pedido urgente de clemencia por parte del Papa a las autoridades iraníes para salvar la vida de Sakineh Mohammadi Ashtiani, de 43 años, la viuda iraní que podría morir lapidada en breve en Teherán, según denunció ayer su hijo Sajad, de 22 años. El Vaticano señaló en un comunicado desde Castelgandolfo, la residencia estiva de Benedicto XVI, a 27 kilómetros de aquí, que la intercesión ante el gobierno de Irán es realizada “por vía diplomática y no públicamente”.

El caso conmueve al mundo porque la cruel sentencia de lapidación significa que la mujer, acusada de adulterio, será apedreada hasta la agonía y después recibirá un disparo en la cabeza. La condena a muerte por adulterio por parte de un tribunal de la capital iraní fue dictada aunque las relaciones ilegales con dos hombres de las que fue acusada Sakineh, fue confirmada pese a que según el mismo juez habrían sido mantenidas después de la muerte de su marido.

Sakineh se encuentra en la prisión de Tabriz de Teherán desde hace cuatro años. Ya recibió 99 latigazos según la ley coránica y el tribunal habría dictaminado una nueva condena similar después que una falsa foto que la identifica sin el velo islámica fue publicada por un diario londinense, que ayer reconoció su error.

Por su parte, el canciller italiano, Franco Frattini, dijo ayer que “es necesario un gesto de clemencia” para salvar la vida de Sakineh. La demostración gráfica de esta solidaridad se plasma en un cartel con el rostro de la mujer que cuelga desde hace un semana en la puesta principal del Ministerio italiano de Exteriores y en el de Igualdad. Cientos de personas se manifestaron el pasado jueves para mostrar su repulsa.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...