El Papa espera confirmar hoy los acuerdos Iglesia-Estado y la financiación

El Vaticano reiterará ante Rodríguez Zapatero su rechazo a los proyectos socialistas sobre ampliación del aborto, matrimonios homosexuales y educación

La inquietud del Vaticano ante el radicalismo y el desorden inicial del nuevo Gobierno español ha dado paso a cierto optimismo sobre la posibilidad de colaborar en los terrenos prácticos sin esconder el desacuerdo en los temas morales que Roma considera vitales para cualquier sociedad. Juan Pablo II espera que José Luis Rodríguez Zapatero confirme hoy la buena marcha de los acuerdos Iglesia-Estado y el mantenimiento de la financiación de la Iglesia católica en los parámetros fijados por el Ejecutivo de José Maria Aznar.
La primera audiencia del Papa al nuevo presidente del Gobierno -a quien saludó brevemente en Madrid en mayo de 2003 cuando era jefe de la oposición- ha sido preparada cuidadosamente para «encarrilar» cuanto antes los puntos de conflicto con el Gobierno socialista. La Santa Sede concedió en menos de una semana el «plácet» al nuevo embajador Jorge Dezcallar para que pudiese presentar las cartas credenciales el viernes pasado y, de ese modo, escuchar el vigoroso rechazo del Papa a los proyectos de ampliar el aborto, equiparar las uniones homosexuales al matrimonio, cambiar la enseñanza de la religión en las escuelas estatales o revisar los acuerdos Iglesia-Estado.
La «reprimenda» del pasado viernes a Dezcallar ahorra a Juan Pablo II repetir hoy esos argumentos al presidente del Gobierno. Aclarados esos puntos, la audiencia del Papa puede centrarse en establecer un clima de buen entendimiento personal y en los aspectos de política exterior, muy importantes para el Vaticano, en los que existe mayor sintonía.
En su discurso del pasado viernes ante el Santo Padre, el embajador Dezcallar recordó que los acuerdos entre España y la Santa Sede «establecen un marco jurídico de colaboración desde el mutuo respeto de principios y competencias», y confirmó que «se han venido aplicando y desarrollando de forma satisfactoria», lo cual excluye la revisión que el nuevo Ejecutivo sugirió precipitadamente a principios de mayo.
Financiación de la Iglesia
   En la misma línea conciliadora, Zapatero confirmará al Santo Padre su intención de mantener la financiación estatal a la Iglesia católica en los niveles actuales, es decir, añadiendo cada año unos 48 millones de euros a los 90 millones que los españoles asignan en la declaración del IRPF, y que resultan insuficientes. Sólo el 33 por ciento de los contribuyentes marca la casilla que permite destinar el 0,5239 de la cuota a la Iglesia católica.
El Gobierno no cede, en cambio, en sus proyectos de ampliación del aborto y de matrimonio homosexual por constituir, según el embajador Dezcallar, «realidades sobre las que la sociedad civil está pidiendo al Estado una regulación jurídica puesta al día». Aun así, puede mitigar el choque si la ampliación del aborto resulta moderada o si las normas sobre uniones homosexuales son distintas de las que regulan el matrimonio. El Vaticano acepta que haya algún tipo de normativa respecto a las personas que conviven, pero se opone a que se equiparen al matrimonio o a la adopción por parejas del mismo sexo.
El Santo Padre recibirá al jefe del Gobierno en su biblioteca privada a las once de la mañana. A continuación, Zapatero mantendrá una reunión de trabajo con el secretario de Estado, cardenal Angelo Sodano.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...