Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

El obispo de Huelva tilda de eutanasia la decisión de retirar la sonda alimenticia de una enferma terminal de 91 años

Afirma que “Acompañamos en silencio y con la oración los últimos días de doña Ramona Estévez”

COMENTARIO: Hay quienes siguen sin enterarse de los derechos de los pacientes, y además quieren imponernos su moral. Nadie les obliga a ellos a solicitarlo, por qué tienen que "obligar" a los demás a seguir sus normas, sea en la muerte digna, en el aborto,… Cuando muchas veces ya ha quedado demostrada su hipocresía y doble moral.


El Obispo de Huelva en declaraciones anteriores calificó el aborto como "un crimen abominable y no revisable ni negociable"

El obispo de Huelva, José Vilaplana, quien en su momento calificó el aborto como “un crimen abominable y que no es revisable ni negociable” también ha criticado la aplicación de la Ley de la Muerte Digna en Andalucía. Vilaplana ha señalado ante la noticia de la retirada, a petición de los familiares, de la sonda nasogástrica que alimentaba a Ramona Estévez, enferma en coma como consecuencia de un infarto cerebral irreversible, ingresada en el Hospital Blanca Paloma de Huelva, que “toda acción dirigida a interrumpir la alimentación o la hidratación constituye un acto de eutanasia, en el que la muerte se produce no por la enfermedad, sino por la sed y el hambre provocada”.

De parte de la vida
En un comunicado, el obispo ha precisado que “hay que estar siempre de parte de la vida humana, cualquiera que sea su desarrollo o su situación existencial”, indicando además que “debemos estar a favor de los últimos, de los débiles, de los incapacitados para hacer valer sus derechos y, sobre todo, el derecho a la vida”.

“Usar y tirar”
Al constatar que algunos presentan el caso como un acto de humanidad y de liberación, Vilaplana ha recordado que “el único deber que tiene la sociedad, en relación a la enferma, es ayudarla a vivir, ya que la vida no es algo de usar y tirar”, indicando además que la dignidad de la vida humana no puede venir ligada al estado de conciencia o de inconciencia del enfermo”.

Derecho a la objeción de conciencia
Al mismo tiempo ha insistido en que “no es deber de un médico suspender la alimentación y la hidratación a una persona que se encuentra en un coma vegetativo, enfermedad crónica que no será la causa de la muerte”, por lo que ha reconocido el derecho a la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios.

Oración
“Acompañamos en silencio y con la oración los últimos días de doña Ramona Estévez. Con gran humildad, pido al Señor de corazón por los familiares y las personas que la rodean, para que puedan descubrir en ella la fuerza misteriosa de la vida, perceptible también en un cuerpo anciano, en coma y débil, y puedan así repensar sus decisiones, pues la muerte buscada o inducida, como tantas veces ha repetido Benedicto XVI, no es la respuesta al drama del sufrimiento”, ha concluido.

Total
0
Shares
Artículos relacionados
Leer más

Qué bello tu nombre, eutanasia

Quién la encontrare. La buena muerte siempre ha sido una aspiración de la humanidad. Todo ser inteligente desea tener…
Total
0
Share