El nuevo Gobierno de Brasil destituirá a los funcionarios «con ideas comunistas»

El Gobierno del presidente brasileño, Jair Bolsonaro, revisará toda la estructura de la administración pública y destituirá a aquellos funcionarios que defiendan ideas «comunistas», según ha informado este jueves el ministro de la Presidencia, Onyx Lorenzoni.

La decisión fue tomada en la primera reunión de Bolsonaro con sus 22 ministros y, según Lorenzoni, se apoya en el hecho de que, en las elecciones del pasado octubre, ganadas por el ultraderechista, «la sociedad dijo basta a las ideas socialistas y comunistas que en los últimos 30 años nos llevaron al caos actual».

Según Lorenzoni, quien anunció la destitución de unos 300 funcionarios con contratos temporales en su cartera, «no tiene sentido tener un Gobierno como el que tenemos ahora, con personas que defiendan otras ideas u otra forma de organización de la sociedad».

El ministro explicó que ese asunto fue tratado en la reunión que Bolsonaro mantuvo este jueces con su Consejo de Gobierno, que integran los titulares de los 22 ministerios, y que será aplicada en todos los sectores de la administración pública.

Lorenzoni apuntó que los «criterios» para decidir la situación de los funcionarios también serán «técnicos» y que se tomarán en cuenta a la hora de definir si los cargos serán cubiertos nuevamente o si quedarán extintos.

Aunque apeló a la unidad y prometió un Brasil sin discriminación, Bolsonaro, nostálgico de la dictadura militar brasileña (1964-1985), marcó su territorio al definir como prioritaria su agenda conservadora. «Vamos a unir al pueblo, valorar la familia, respetar las religiones y nuestra tradición judeo-cristiana, combatir la ideología de género… en definitiva, hacer que Brasil vuelva a ser un país libre de amarras ideológicas«.

Los derechos humanos, la diversidad y las relaciones étnicas también sufrirán en la legislatura de Bolsonaro. Durante la campaña electoral, el excapitán del ejército ya hizo declaraciones homófobas y machistas que ahora, una vez en el cargo, se traducen en el desmantelamiento de la Secretaría de Educación Continuada, Alfabetización, Diversidad e Inclusión (Secadi), que el Gobierno del expresidente Lula Da Silva había creado en 2004.

De este modo, también queda excluida la inclusión de lesbianas, gays, bisexuales, travestis, transexuales e intersexuales en la nueva política del Ministerio de la Familia, Ciudadanía y Derechos Humanos, cartera dirigida por la abogada en contra del aborto Damas Alves.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...