El nuevo código deontológico de los médicos insiste en defender la vida pero admite la sedación

El código deontológico, que sustituye al vigente desde 1999, regula por primera vez la objeción de conciencia, la sedación y el dopaje. El texto consagra como «éticamente correcta» la sedación en la agonía, pero «rechaza la eutana

El nuevo Código Deontológico de la Organización Médica Colegial (OMC), que sustituye al vigente desde 1999, regulará por primera vez asuntos polémicos como la objeción de conciencia en el aborto y la sedación en la agonía, y condena la participación del facultativo en el dopaje de los deportistas.

El presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, ha explicado este martes, en una rueda de prensa, que el texto consagra como "éticamente correcta" la sedación en la agonía ante síntomas refractarios así como la limitación del esfuerzo terapéutico, mientras que "rechaza la eutanasia" para causar intencionadamente la muerte del paciente. El artículo 36 indica que "el médico tiene el deber de intentar la curación o mejoría del paciente siempre que sea posible", pero agrega que "cuando no lo sea, permanece la obligación de aplicar las medidas adecuadas para conseguir su bienestar, aún cuando de ello pudiera derivarse un acortamiento de la vida".

El médico deberá aplicar las medidas para conseguir el bienestar del paciente, aunque pudiera derivar un acortamiento de la vida En opinión de Rodríguez Sendín, evitar que los pacientes sufran innecesariamente acabará con las "tentaciones eutanásicas" que existen en la sociedad actual. El código va en la línea de lo estipulado por la conocida como Ley de Muerte Digna, ante la que el presidente de la Comisión Central de Deontología Médica, Marcos Gómez, ha esgrimido que "hay que leerla con muy mala intención" para deducir que puede ser "una puerta abierta a la eutanasia".

Después de que la Conferencia Episcopal haya manifestado que esta normativa podría "encubrir prácticas eutanásicas", Gómez Sancho ha recordado que esta hipótesis la negó su propio presidente, el cardenal Antonio María Rouco Varela. "El señor Rouco Varela dijo inmediatamente que esa Ley no tenía nada que ver con la eutanasia, aunque luego ha salido un súbdito de él, que manda menos, diciendo que sí", ha apostillado el doctor, para matizar que en las organizaciones "hay distintos sectores".

Objeción de conciencia

En cuanto a la objeción de conciencia, los médicos apuestan porque se regule legalmente, de modo que quien se oponga a alguna práctica como alimentar a un preso en huelga de hambre o a llevar a cabo un aborto, no tenga que "convertirse en un héroe". "El reconocimiento de la objeción de conciencia del médico es un presupuesto imprescindible para garantizar la libertad e independencia de su ejercicio profesional", reza el articulado, donde se añade que "no es admisible una objeción de conciencia colectiva o institucional".

No es admisible una objeción de conciencia colectiva o institucional La deontología médica ratifica, una vez más, la obligatoriedad del galeno de defender la vida "desde la concepción hasta la muerte", y advierte, a aquellos que se opongan al aborto, que eso no les exime "del deber de informar" a las pacientes. Concretamente, sobre "las prestaciones sociales a las que tendrían derecho, caso de seguir con el embarazo, y sobre los riesgos somáticos y psíquicos que razonablemente se pueden derivar de su decisión".

"No es conforme a la ética médica negar, ocultar o manipular información para influir en la decisión de la madre sobre la continuidad de su embarazo", se señala en el apartado de reproducción humana. Asimismo, acoge otros puntos como la prohibición de crear embriones para experimentación o fecundar más óvulos que aquellos que esté previsto implantar, evitando "embriones sobrantes", o promover la procreación artificial en mujeres que hayan alcanzado la menopausia natural y, en todo caso, después de los 55 años.

Las pruebas prenatales, según la ética médica, deberán ser realizadas con fines preventivos, diagnósticos o terapéuticos, siendo amoral realizarlas con una "finalidad eugenésica". El dopaje deportivo también se estrena en este código, al considerar que "no es aceptable deontológicamente que el médico contribuya de forma fraudulenta a la mejora del rendimiento del deportista".

Además, el facultativo que tenga conocimiento de prácticas de este tipo por parte de un colega no podrá dar nunca por aceptable esa conducta y estará obligado a denunciarla a la autoridad competente y a su colegio. La nueva guía ética de los médicos ha sido calificada por el presidente de la OMC como "más plural y comprometida" que la anterior y, de hecho, ha contado con la colaboración de una treintena de organizaciones colegiales y ha obtenido el consenso de 225.000 facultativos de toda España.

Archivos de imagen relacionados

  • Hospital
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...